Caídas y fracturas, una amenaza en la tercera edad.

0

Como consecuencia del envejecimiento de la población y de la patología asociada a estas edades (p.ej. osteoporosis) así como los cambios fisiológicos naturales de la edad senil, como pérdida de agilidad, equilibrio, fuerza, etc., se produce una facilidad para las caídas. Estas caídas provocan fracturas en un porcentaje relativamente alto, concretamente entre un 5 y un 10%.

El riesgo aumenta con la edad, así en los ancianos con edad comprendida entre los 80 y 85 años, el riesgo de tener una fractura por caída es de un 30%.Las mujeres parecen sufrir más caídas que los hombres hasta los 75 años, a partir de la cual la frecuencia es similar en ambos sexos. Las fracturas se pueden producir en cualquier parte del cuerpo pero las estadísticas nos hablan de mucha mayor frecuencia en muñecas, vértebras, cadera y en hombro (extremidad superior del húmero).

La fractura de cadera es una de las más graves que pueden ocurrir en la tercera edad, puesto que la misma puede verse seriamente afectada y así complicar la movilidad en un futuro. Generalmente necesitan de una cirugía.

Factores que influyen en las caídas del anciano.

  • Enfermedades crónicas: Enfermedad de Parkinson, demencias, enfermedad cerebrovascular.
  • Alteraciones visuales: Cataratas, retinopatía, glaucoma, etc.
  • Poli medicación: El 81 % de los ancianos toman medicación y de ellos los 2/3 partes ingieren más de un fármaco habitualmente. Esta cifra aumenta con la edad, y así hasta el 30 % de los mayores de 75 años toman más de 3 fármacos.
  • Uso incorrecto de los medicamentos: No es infrecuente en la población anciana el mal cumplimiento en la frecuencia de las dosis, la confusión entre distintos fármacos o la automedicación. Todo esto junto con la presencia de pluripatología, supone que las reacciones adversas sean más frecuentes entre los ancianos, y por tanto aumenta el riesgo de caídas.

Medidas preventivas.

Merece la pena aconsejar algunas medidas preventivas para evitar en lo posible las caídas:

* Se aconseja valoración tan simple como mirar si el paciente de edad necesita ayuda de bastones, andadores, protectores, etc.

*La mayoría de caídas son en el domicilio por lo que se aconseja sujetar bien alfombras o retirarlas, colocar agarraderas en duchas y bañeras, tener una buena iluminación sobre todo cuando por la noche se sale de la cama, no subirse en sillas, etc.

*En la calle cuidado con los escalones, al cruzar calles, subir o bajar de transportes, etc.

*Los ejercicios de rehabilitación y fortalecimiento muscular, como ejercicios de gimnasia en agua o cualquier tipo de gimnasia son una gran ayuda para lo que estamos hablando y se aconseja a las personas mayores  que realicen este tipo de actividades que hoy se dan en muchos centros sociales.

*Se deben controlar las enfermedades crónicas que presente el paciente y brindar educación sanitaria sobre la correcta utilización de los medicamentos.

No sientan vergüenza de llevar un bastón. Más vale prevenir.

Dr. Edgar Torres Benitez (Hospital Aníbal Serra)

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA