Comunidades educativas exigen parar la Nueva Escuela Secundaria

0
Las comunidades educativas de escuelas secundarias de Viedma plantearon la necesidad de suspender la implementación de la Nueva Escuela Secundaria porque no existen garantías pedagógicas ni presupuestarias. Cuestionaron fuertemente al Ministerio por la falta de previsión y deshonestidad en las convocatorias para la elección de las modalidades.
El análisis de este proyecto se realizó en la clase pública, convocada en el acampe docente frente al Ministerio de Educación y Derechos Humanos, en el marco del paro de 48 hs de UnTER.  En primer lugar, expuso el Presidente del Centro de Estudiantes del Paulo VI, quien planteó la preocupación de no saber qué pasará con ellos el próximo año, el malestar por no haber sido escuchados cuando los convocaron, la minimización que los funcionarios hacen de sus opiniones y las mentiras que les han dicho en las reuniones con la dirección de nivel.
A su vez, Oscar Lascano, del grupo de padres/madres del CEM 8, expuso que, en la primer reunión a la que se los llamó para la elección de orientaciones, se dieron cuenta que ya estaba definido previamente, por lo que se sintieron usados por el gobierno. Aclaró que no están en desacuerdo con implementar cambios en secundaria, pero no de esta manera. Es fundamental tener un tiempo prudente para debatir, cada uno desde su lugar, con respeto y honestidad.
La Vocal Gremial Docente, Sandra Schieroni, expuso que desde  el sindicato se impulsa la transformación  pero no de esta manera, con definiciones inconsultas que modifican condiciones pedagógicas y laborales, por ello se exige la postergación de la implementación, que se garanticen  espacios de participación para todos los actores,  solo así será posible construir colectivamente un nueva propuesta.
Intervinieron en el debate representantes de Conesa, quien comentó que el estudiantado está realizando una campaña de firmas para solicitar la suspensión. También expusieron de Roca- Fiske Menuco, donde también se están realizando reuniones de jóvenes para organizarse y rechazar el cambio. De Jacobacci y Comallo plantearon que la resistencia no solo se basa en la improvisación que se observa, sino que la realidad de las escuelas de la región, donde , por ejemplo se pretende imponer la orientación Educación Física y no tienen ni siquiera un SUM propio.
Una estudiante del CEM expresó que entienden que la única manera de poder llevar adelante una transformación es con la participación de todos, de manera solidaria, porque no solo muchos jóvenes se verán afectados por esto, sino que también muchos docentes perderán sus trabajos.
Por la riqueza de las opiniones vertidas, este debate suma razones para que la Ministra asuma que de esta manera es imposible sostener de manera caprichosa una transformación educativa. Si el gobierno realmente considera que debe avanzar en estos cambios, debe convocar, escuchar y respetar todas las opiniones, no solo darle crédito a sus funcionarios  aplaudidores, más ocupados en mantener sus cargos que en garantizar el derecho social a la educación. (Prensa Unter)

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta


*