EDITORIAL: cuestiones endógenas

0

Suena cada vez con más fuerza la idea, desde el Concejo Deliberante, que habrá una comisión evaluadora sobre adjudicaciones de paradores en las playas de Las Grutas y El Puerto, sus permisionarios en que situación están con los mismos: ¿cumplen con las normas?… “no hay normas, las hacemos nosotros” me comentó de mala manera y de forma soberbia, un propietario de parador hace dos semanas atrás.

Los expedientes están en la secretaría de gobierno, si el Concejo Deliberante avanza en esta cuestión, se encontrará con paradores que no cumplen: escasos requerimientos de seguridad, algunos sin planos aprobados, construcciones apócrifas, incumplimientos con los pliegos, cánones irrisorios, habilitaciones caducas, ni hablar de los baños… en fin, una serie de irregularidades, que el gobierno municipal anterior, ha dejado pasar.

Es sabido que muchos funcionarios municipales han ido a fiestas, o son habitué en el verano en algunos paradores. Se preciaban de no pagar y cuyos dueños siempre mencionaron que “son amigos”, uno podía observar en la red social Facebook como “celebraban” en las noches de fiesta.

Es hora que se inicie un proceso de revisión. Un ejemplo: la legislatura comunal examinará adjudicaciones, algunas la van hacer caducar. Podemos citar un inmediato proceso: la ordenanza que habilitó al empresario Migue Ángel “jotita” Álvarez como prestador municipal. Aduce la oposición, que hace varios años atrás, la municipalidad debió efectivizar a la damnificada por un juicio, tras un evento organizado por el mismo Álvarez que, a la hora de pagar, se declaró insolvente. Costeamos todos los ciudadanos con nuestros impuestos, la demanda contra un privado, por el daño sufrido por una mujer, en un edificio municipal.

Ante esto, expusieron que nunca debieron cederle la concesión de la cartelería, en el acceso norte y sur. Es por ello que solicitarán la derogación de la ordenanza.

La cuestión de los paradores será más compleja, porque llevará algún tiempo revisar las carpetas, las mismas deberán pasar desde gobierno al Concejo Deliberante, una vez que se conforme la comisión evaluadora, repito… varias sorpresas se encontrarán y esperamos que los ediles tengan el suficiente valor para hacer lo que corresponde.

Asuntos internos

Luis Ojeda debe sostener un gabinete que empieza a dividirse. No llegan a los cien días y ya hay internismos entre los funcionarios y la división entre los “ejecutivos” y los “callejeros”.

Los “ejecutivos” son aquellos que están todo el día adentro de la oficina, digitando otras áreas que no le competen, contra aquellos que están todo el día tratando de solucionar en la calle los inconvenientes diarios.

“Si se meten en mi función, la cual no tienen competencia, ni siquiera de forma orgánica, vamos a tener que discutir con el intendente los límites” dijo uno de los funcionarios que acusa, a la gente de la secretaría de gobierno y coordinación avanzar sobre cuestiones que atañen a las obras y los servicios públicos.

Era lógico que esto iba a suceder. Ojeda no cambió el gabinete anterior de Iud, muchos que permutaron de funciones, creen que aún siguen teniendo “la manija” de todo o casi todo.

A veces, cuando dialogamos con diferentes políticos, de cualquier partido, mencionan constantemente, la soledad del intendente Ojeda, frente al cúmulo de funcionarios que, muchos de ellos, no atinan a esbozar un trabajo esforzado y queda, el gobierno municipal, bajo la tendencia de una sola persona: Ojeda… y no puede con todo.

Repetimos al hartazgo que, el intendente va en un ritmo superior, que al resto.

Ahora que aparecieron las internas, y muchas se van hacer evidentes en los próximos días, porque varios funcionarios empezaron a exteriorizar, los fastidios en contra de otro: “le queda grande el cargo a fulana”, “nunca hizo nada fulano y ahora menos”, “que no me venga a mandar mengano porque no sabe nada de esto”, “que me viene a decir sultano si nunca militó, ni en la lucha estuvo”.

Esas referencias, en pocas semanas tendrán nombre, porque en cualquier momento, iniciarán las acusaciones cruzadas y se pondrá complejo el panorama. ¿Lo sabrá el intendente?.

Consejo Consultivo

En la semana que pasó observé cara de frustración, en este caso de los técnicos de la secretaría de turismo, que pretendían exponer algunos planteos de trabajo, para la próxima temporada de avistaje y que podían hacerlo desde el gobierno municipal.

La convocatoria de la reunión del consejo consultivo de turismo CONCOTUR, tenía como finalidad marcar una agenda con prestadores.

Pero no resultó así. La discusión se planteo, inicialmente sobre la comisión directiva existente. Según se pudo saber en la convocatoria, que las últimas firmas de la Comisión Directiva, fue en febrero de este año. La misma aconteció por un llamado del intendente interino, actual titular de la cartera turística Claudio Palomequez, por los problemas eléctricos que sucedían en ese momento. Lo firmaban y lo hacían como CONCOTUR.

Lo extraño que se revitalizó el Consejo Consultivo este verano, luego que pasaran tres años de que no se reunían. Buscando resoluciones anteriores, las más próximas sucedieron ¡en el 2013!.

El planteo del concejal Clemant tenía asidero: ¿estaban en condiciones legales de llamar a reunión?, ¿el presidente sigue en funciones?, ¿porque se discutía un ente de turismo y ahora apareció poner en valor la ordenanza del CONCOTUR?.

No hay tino en las situaciones que tienen que ver con las cuestiones de fondo respecto al turismo.

Es por eso que se planteó la necesidad de hacer una ordenanza, que confluyan varias, en una sola, coincidieron Clemant, Colantonio y Esquivel, como también Sánchez Pino.

Someramente para que se entienda, el Concejo Deliberante, debe tomar la iniciativa, de hacer un nuevo proyecto, que dentro del mismo incluya: el estacionamiento, el cobro de los espacios, el impuesto a las camas, la cartelería, entre otros procesos de recaudación como el componente para promoción, las habilitaciones, los vendedores ambulantes, etc.

Desde el parlamento sanantoniense debe partir la iniciativa de hacer una ordenanza que regule un ente o un CONCOTUR o como quieran llamarlo. Porque sino sucede, lo que viene ocurriendo: opiniones diversas, pases de facturas, instituciones con pocos afiliados que se arrogan representatividad y no cuentan con los suficientes avales, mezquindades.

Hoy, el Concejo Deliberante tiene la fuerza suficiente para plantear una ordenanza, presentarla con la venia de todos los actores e instituciones intermedias que aporten su “granito de arena”, que de una vez por todas se terminen los “dimes y diretes”, como también las “figuras” que quieren aparecer en la constelación de salvadores del futuro del turismo local.

Los representantes votados por el pueblo, son los únicos con la potestad de llevar adelante, un proyecto de turismo que alcance a todos y para todos.

Carlos Aguilar @caa174

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta


*