Editorial: la biblia y el calefón

OLYMPUS DIGITAL CAMERA


El rechazo de JSRN San Antonio Oeste sobre la posibilidad de sumar la Alianza Cambiemos fue enfática este viernes, desmintiendo que se forme un frente local. Matzen erró a nombrar a Cambiemos porque la realidad, son muchos los radicales los que no quieren estar con el PRO.
Los dirigentes del PRO señalan que Nicolás Carassale es su candidato puesto por Cambiemos en San Antonio. Lo dijo Juan Martín que habló de la empatía de Matzen, justamente él que su figura no tiene casi conocimiento en el ejido local, ni provincial.
Sergio Wisky mencionó lo mismo, además de llamar varias veces a Matzen para tratar de “encuadrarla”, lo que más le preocupa al diputado que Lorena tiene una muy buena relación con Alberto Weretilneck, dialogan por teléfono constantemente y comenzarán aparecer en varios actos.
Además Matzen encabeza un grupo de diputados radicales patagónicos que no quieren votar los artículos del presupuesto, esos que eliminan derechos a los habitantes de la zona sur del país. La presión que sufren desde el gobierno nacional es tediosa y enoja al círculo de la UCR.
En definitiva, los radicales sanantonienses quieren su candidato, quieren llevar ellos adelante la Alianza aquí en San Antonio, si es que continúa, sino habrá diáspora. Los históricos del radicalismo local no quieren que el PRO encabece la nómina. La UCR, reiteramos está dividida y avanza en ciernes la posibilidad de la Lista 3.

Aunque ahora lo nieguen, la mesa local del partido gobernante provincial se sentará a conversar con aquellos radicales que buscarán cobijo electoral, Casadei esperará hasta marzo, conoce la probable fecha de las votaciones provinciales, uno de los pocos políticos que el gobernador consulta sobre los tiempos electorales.
Quien asimila los números a la hora de los sufragios, sabe que el núcleo duro del votante de la UCR son dos mil votos y esto preocupa al peronismo. Señalan que si Casadei logra más apoyo será una contienda muy difícil en las municipales.
Esta semana los mismos peronistas se enojaron con el intendente Ojeda, por la respuesta que evidenció en las redes sociales, a una vecina grutense que puso de manifiesto las goteras del polideportivo. Eso movilizó nuevamente a los del balneario. El intendente está en su año más difícil, además tiene problemas de recaudación, la estrechez económica la empezaron advertir los gremios, Esquivel como opositor relanzó su rivalidad y promete más crudeza. El intendente no consigue secretario de hacienda, no puede nombrar un secretario de medio ambiente.
Ojeda contestó así a la vecina como parte de la imposibilidad económica que tiene o porque simplemente no puede dar otras respuestas. Se nota la falta de acompañamiento de sus partidarios y de su gabinete. Además tiene problemas en comunicar lo que efectúan desde el municipio. Tampoco sus funcionarios no saben campear la situación, claro ejemplo lo del delegado Masch el jueves. Sigue habiendo improvisación.
El día 6 de octubre llegará Martín Soria, está confirmado, allí estarán todos los del peronismo que apoyan el partido gobernante y el intendente de Roca repartirá más de cien carnets de afiliaciones y homenajes a los viejos peronistas. No habrá bendiciones de candidaturas. Solo discurso contra el gobierno nacional y provincial. También concurrirán otros intendentes, legisladores y diputados.
Soria volverá apoyar a Ojeda, es lo que hoy necesita el intendente. Espera que en su discurso rechace a díscolos y convoque a quienes quieren la unidad.

En esto San Antonio Oeste tiene una particularidad, los del partido RIO no quieren a los del actual gobierno municipal que están con Soria, pero Odarda estará a nivel provincial con el roquense. Muchos del justicialismo sanantoniense también admiran al Pichetto “federal”.
Asimismo el Frente para la Victoria local va dividido, pero en Rio Negro están aglutinados, aquí Unidad Ciudadana por un lado hace sus campañas y los seguidores de Esquivel lo suyo por otro. También hay socialistas que estarán en el sorismo y otros que irán solos.
Muchos de los radicales no quieren permanecer en la Alianza Cambiemos, pero a nivel provincial la mayoría quiere estar con el PRO. El partido provincial también está dividido, JSRN inició una depuración, muchos de estos que dejan de lado irán por su parte en un partido vecinal o quizás se animen a internas.
Podemos observar últimamente rivalidades, pases de facturas, rompimientos, escarnios, insultos en las redes, operaciones encubiertas, así está todo. La política local entre la Biblia y el calefón.

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA


COMPARTIR
Artículo anteriorPatagonia, soberanía flexible y la propuesta de la nueva Ley de la entrega (nota de opinión)
Artículo siguienteEncuesta: la compleja ‘calma radicales’