Editorial: principio de una crisis política en San Antonio Oeste

0

Era previsible que Luis Ojeda, iba a vetar la ordenanza que sancionaba a funcionarios, que no responden pedidos de informes. El intendente lo evaluaba la semana pasada. La decisión se tomó el último día de vencimiento legal, incluso esperaron el período del receso invernal, para que recién sea tratado, una vez que el Concejo Deliberante regrese.

Nuevamente el secretario de gobierno Garriga Lacaze avanzó con el escrito del veto, con tintes jurídicos.

Ojeda, por lo bajo, manifestaba que no iba a permitir que miembros de su gabinete, pagasen con sus dietas, por no contestar informes y cargó contra quienes los solicitan, innegablemente apuntaron a la oposición, “los incesantes pedidos de informes de un concejal, quien considera que las tareas ejecutivas, permiten disponer del mismo tiempo que las legislativas” menciona el texto del rechazo a la ordenanza (sabemos que, sin mencionarlo, alude a Clemant principalmente). Incluso expresan en la impugnación que “los integrantes del gobierno municipal están abocados a cargos y distintas resposanbilidades“, señalando que los ediles tienen tiempo que les sobra. Inclusive lo exhortan en el texto del veto “algún concejal, evidentemente, considera que las tareas ejecutivas permiten disponer del mismo tiempo que las legislativas“.

La fatídica interpelación a García enojó al titular del ejecutivo. El mandatario comunal pidió a sus funcionarios abroquelarse y requirió mayor estrategia política.

Por su parte, el bloque del FPV, votará posiblemente, en la próxima sesión en consecuencia al veto de Ojeda. Contrariamente como lo hicieron cuando la aprobaron.

Obviamente respetaran la decisión del “mando político”. Asimismo, a partir de ahora, señalaron desde el ejecutivo, que revisarán las ordenanzas previamente, para que no vuelva a suceder con proyectos presentados por la oposición, y que los cuartos intermedios en las sesiones, no cambien las opiniones de los ediles oficialistas.

Nuevamente la oposición cargará contra el FPV, por la iniciativa tomada por el intendente y obviamente no dejarán pasar por alto. Arremeterán en la próxima asamblea legislativa comunal.

Abismo

Esquivel manifestó su enojo. Alejado totalmente del pensamiento que formula el actual gobierno municipal, sus expresiones ayer, exponen una crisis política en San Antonio Oeste. Acusa principalmente actitudes de intemperancia de Ojeda que, a través de los vetos, desarticulan ordenanzas que fueron votadas por el pleno “le recuerdo a Ojeda que la palabra mandatario no quiere decir el que manda” apuntó Esquivel.

Pero va más allá, acusa al ejecutivo con una frase lacónica “parece que el intendente no ha entendido el cambio de humor de la sociedad, donde la soberbia y los patrones de estancia han sido duramente castigados en las urnas“, con esta mención, Esquivel indica que Ojeda no entiende que y como está gobernando.

Esquivel también, llamó incoherente a Ojeda, por querer ocultar a la sociedad la información pública. Una acusación muy fuerte contra el intendente, por parte del Presidente del Concejo, hacia el titular del ejecutivo, además, lo hace por lo pronunciado en el texto del veto, donde menciona el ejecutivo que “la Carta Orgánica y el Reglamento del Deliberante no le otorgan atribuciones y deberes” además aseveran en el mismo texto del refuto a la ordenanza, que es inconstitucional y que hay una contradicción en las normas.

Esto último elevó el enfado de Esquivel, que además contempla razones de peso político e institucional: está afuera del FPV, alineado al pensamiento “sorista”, acumula enfrentamientos, hace ostensible la diferencia.

El peronismo deberá empezar a elegir, si se está con Iud y Ojeda o se está en frente, donde ahora está el Presidente del Concejo. Actualmente. entre ambos lados, el abismo es enorme.

Antítesis

Clemant y la oposición lógicamente no quedarán conforme. Ellos impulsaron la ordenanza. Un proyecto que hace más de un mes ingresó al parlamento comunal y que fuera exteriorizado por los medios de comunicación.

El ejecutivo conocía ampliamente la ordenanza, lo que no se entiende como políticamente dejaron a los ediles del FPV votar suministrando unanimidad y ahora el ejecutivo “desconoce” que con esta norma se reglamenta el artículo 62 de la Carta Orgánica.

Para ilustrar, así refiere un extracto del Artículo 62: Los Concejales en forma individual tendrán acceso a todas las fuentes de información municipal, pudiendo incluso requerir informes técnicos de las distintas dependencias, todo ello conforme se reglamente por Ordenanza a fin de preservar el normal funcionamiento de la Municipalidad.

Entonces, desde el Concejo Deliberante se reguló el mencionado artículo y con las sanciones correspondientes que atañen al mismo. El reglamentarlo no contenía un hecho fáctico de inconstitucionalidad, como asevera el veto.

Ahora, lo más probable es que inicien una serie de interpelaciones. La oposición lleva ganada la primera contienda contra el ejecutivo, luego de someter a una catarata de cuestionamientos, laxamente contestadas por el funcionario Héctor García.

Si los funcionarios no responden los pedidos de informes, varios de ellos pasarán por el banquillo del Concejo Deliberante, a ser sometidos a las preguntas de la oposición, en especial del concejal de JSRN José Clemant quien cuenta con la mayoría simple que necesita, porque Esquivel, con lo citado en las últimas horas, acompañará cada una de las interpelaciones.

Crisis

Ojeda, con el veto se diferenció netamente de Esquivel y provocó a la oposición, quienes utilizarán las armas legales sin contemplaciones.

Con el rechazo a la ordenanza, deja en mala posición a los concejales del FPV, a sus funcionarios que deberán pasar por las interpelaciones. Si antes no lo había totalmente, con este veto labró una mayoría simple y opositora unificada en la legislatura comunal. Fragmentó plenamente al peronismo gobernante sanantoniense.

Por un lado el intendente habla de diálogo conciliador y acercamiento, por otro rechaza una ordenanza elaborada por JSRN y votada unánimemente, inclusive analizada por sus ediles.

Un conflicto que no se esperaba y quizás no midieron que podría suceder. En ciernes, una crisis política.

Carlos Aguilar @caa174

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta


*