El día que la Patagonia dejó de ser lejana y fría

0
Hay veces que la discusión política necesita aire fresco. Y en este caso, el aire fresco viene del sur…
La inexplicable demora del tratamiento en Diputados del expediente 147-S-15 que plantea la restitución de los 35 metros de camino de sirga originales que disponía el Código Civil antes de la modificación que se realizó en el 2014, ha generado diversas reacciones, fundamentalmente en el seno de las organizaciones sociales, quienes han impulsado desde el principio esta iniciativa de autoría de la senadora rionegrina Magdalena Odarda (Frente Progresista CC ARI), que ya cuenta con la media sanción de la Cámara Alta.
En varias oportunidades se solicitó a la comisión de Legislación General que se ponga en tratamiento el proyecto. Luego de un año signado por el silencio, las excusas y las dilaciones más incomprensibles, el expediente del camino de sirga corría el riesgo cierto de perder estado parlamentario el 30 de noviembre. La estrategia estaba clara. Clara como el agua que corre por las costas de ríos y lagos que hoy, gracias a la actual redacción del Código, son propiedad privada.
En virtud de la urgencia que se necesitaba para evitar que el proyecto se caiga, la senadora Odarda decidió concurrir a la reunión de la comisión de Legislación General que se llevó a cabo el miércoles 9 de noviembre en el Anexo de Diputados. Y lo hizo acompañada por los padres de Cristián González (asesinado en 2006 cuando pescaba en la desembocadura del río Quilquihue, en el lago Lolog), Ana Wieman, de Arbol de Pie, Madres del Dolor, representantes de la Asociación Argentina de Abogados Ambientalistas, ATE, ATEN y el apoyo de Fernanda Reyes (ex diputada de la Coalición Cívica Nacional e integrante del Parlamento por el Agua) y de Hermes Binner (diputado nacional del Frente Progresista) entre otros.
En la comisión se estaba desarrollando una reunión informativa sobre el proyecto de CAME que propone la rebaja de las comisiones que cobran las tarjetas de crédito y débito, ignorando una vez más el pedido que la parlamentaria había hecho días atrás de incorporar al temario el expediente del camino de sirga.
Al notar la presencia masiva de la senadora y de las organizaciones sociales, varios diputados integrantes de la comisión pidieron la palabra y solicitaron que se incorpore al temario el proyecto de Odarda. La situación parecía cambiar para bien, otorgando una luz de esperanza a todos los presentes. Cada uno de los diputados mencionados pidió que, dada la presencia de las organizaciones y el peligro inminente de que el 30 de noviembre el expediente perdiera estado parlamentario, la reunión de comisión de transformara de informativa en resolutiva y que se debata el proyecto con el objetivo de poder dar un dictamen.
Ante esta postura generalizada, el presidente de la comisión, intentó alegar que existían cuestiones reglamentarias a respetar y que no era posible darle tratamiento al tema del camino de sirga. Planteó incluso tratarlo la semana siguiente, manifestando con lo dicho su inocultable intención de seguir postergando el proyecto.
Cada vez que un diputado insistía con darle urgente tratamiento a la iniciativa, insistía en negar esa posibilidad y proponía abocarse al temario original de la comisión, desconociendo el reclamo contundente y los fundamentos que a esta altura, todos los presentes esgrimían.
Frente a esta postura inflexible del presidente de la comisión de Legislación General, y sintiendo que su negativa ganaba terreno, la senadora Magdalena Odarda, quien estaba entre el público presente compartiendo espacio con las organizaciones, traspasó la cinta que separaba a los asistentes de los integrantes de la comisión y pidió la palabra.
El presidente le preguntó quién era y le recordó que no era diputada, razón por la que no se podía expresar en ese ámbito.
Odarda le contestó: “soy senadora por la provincia de Río Negro y vengo a decirle lo que significan las costas libres”, al tiempo que traspasaba la cinta delimitante y con mucho respeto, pero con paso firme, caminó hacia el estrado principal de la comisión con una angustia que le daba más fuerza todavía.
Diputados como Martín Doñate (Río Negro), Julio Solanas (Entre Ríos), Luis Cigogna (Buenos Aires) y Pablo López (Salta) entre otros, solicitaron insistentemente a la presidencia que le permitieran a la parlamentaria patagónica expresarse libremente.
En su breve pero emotiva alocución, la senadora aseguró que lo que él buscaba era dilatar la reunión y no darle tratamiento al proyecto. Le recriminó delante todos que se había negado sistemáticamente todo el año a incorporarlo al temario violando el reglamento que obliga a las comisiones a tratar los expedientes en determinado plazo, obstaculizando así la obtención de un dictamen en forma adrede.
El aire fresco del sur comenzaba a soplar.
Luego de esas expresiones que despertaron el aplauso de todos los presentes y que fueron registradas por medios nacionales, la comisión definió que se ocuparía de dictaminar sobre este proyecto tan injustamente demorado casi un año y que está a punto de perder estado parlamentario. 
Mientras se informaba acerca de la iniciativa de tarjetas de crédito para PYMES, varios diputados hicieron redactar el dictamen y lo fueron firmando durante el transcurso de la reunión. Luego, dieron su punto de vista acerca de la necesidad de la imperiosa necesidad de dictaminar sobre el camino de sirga y finalmente –luego de horas de tensión- se procedió a la aprobación unánime.
Odarda agradeció a los integrantes de la comisión, a las organizaciones y a todos los que se hicieron presentes y brindaron su apoyo para obtener el tan ansiado dictamen del proyecto que prevé la restitución de los 35 metros públicos de camino de sirga en los cursos de aguas, ríos, lagos y mares. “Queremos que las costas sean un camino público, que se pueda transitar sin que nadie pueda alegar que se trata de una propiedad privada”.
Resulta oportuno consignar que cuando entró en vigencia el nuevo Código Civil y Comercial en agosto del año pasado, la legislación sobre la franja costera nacional definió que en vez de tener que dejar 35 metros libres desde la línea de agua –como estipulaba el viejo Código- el límite se bajó a 15 metros. Esa reducción de 20 metros a lo largo de todas las costas del país equivale a unas 230 mil hectáreas que pasaron a manos de los propietarios. Para tener una idea, esa superficie es similar a la de la ciudad de Buenos Aires multiplicada por diez.
Finalmente la senadora de la CC ARI – FP dijo que “todavía falta que camino de sirga pase por otra comisión más, la de Intereses Marítimos de Diputados, que se reunirá el martes 15 de noviembre a las 12 hs. Esperamos obtener allí también un dictamen favorable para que –literalmente a contrarreloj- el proyecto sea tratado en la Cámara Bajantes del 30 de noviembre”.
 
Comprometida. Involucrada. Decidida. Movilizada.
La gente del sur define a veces una Patagonia distinta a la que se percibe en Buenos Aires y en muchos lugares del país.
Y está muy bien que hagamos conocer el calor agobiante que le imprimimos a nuestros reclamos justos cuando algunos pretenden condenar –en este caso al camino de sirga- al frío y al olvido. 
 
Prensa senadora Magdalena Odarda
Frente Progresista CC ARI

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta


*