Esa lucha entre la autoimagen y el autoideal

0

Este país ha sido construido por medio de una combinación de personas de diferentes procedencias que han tenido que unificarse en un lenguaje español común, y que al mismo tiempo, han estado sujetas a cambios sociales determinantes en la forma de pensar y actuar. Cada individuo tiene un autoconcepto de sí mismo que no es innato porque se ha hecho con cada paso de su vida, lo cual produjo una autoimagen y una autoestima. Las asimetrías constitucionales y sociales marcan la diferencia entre lo que supuestamente es valorado y lo que no. Y no es por azar que la cuestión del “tener” delimite el quién es y el quién no, subvalorando la manera de pensar y considerar al otro. El ideal social se constituye por la posesión de los objetos (casa,  auto, etc.), pero no por lo que uno piensa o que realiza por el otro. Este ideal social  se internaliza y va creando al autoideal. Hasta ahora, ninguno de los gobiernos se ha replanteado la incorporación de psicólogos sociales, o inclusive equipos interdisciplinarios de salud mental en sus grupos de trabajo para repensar la tensión que surge entre la autoimagen y el autoideal. Entre ésta autoimagen (individual/social) y el autoideal (individual/social) hay una realidad compleja que precisa administrarse según prioridades. Las crisis sociales surgen en su mayor parte porque por no haber un adecuado asesoramiento sobre las decisiones que se toman, y que en general no tienen en cuenta al otro, lo cual va creando reacciones emocionales y defensivas ante esas decisiones gubernamentales mal instrumentadas.

Por este motivo,  el Servicio de Salud Mental de Las Grutas convocó a la Lic. Susana Osorio para repensar éstas variables:

¿Por dónde cree que pasa nuestro ideal social?

Para hablar de ideal social, nos tenemos que remitir al pensamiento aristotélico o platoniano. Para Platón la palabra idea significa modelo o patrón, las ideas no existen en el mundo sensorial, son lo auténtico, lo verdaderamente real, por eso Platón sostiene que existen dos tipos de realidades: El mundo sensible y el mundo de las ideas.

Para Aristóteles, la justicia es la virtud total que consiste en el cumplimiento de las leyes, aunque también se refiere a ésta como una virtud particular que regula las relaciones interpersonales imponiendo un trato equitativo.
Por otra parte, según el pensamiento aristotélico, la finalidad del Estado no es otra que facilitar a los ciudadanos el logro de una vida feliz, buena y satisfactoria mediante tres posibles regímenes políticos: la monarquía (un solo gobernante), aristocracia (gobierno de unos pocos) y democracia (en el que gobiernan todos los ciudadanos). Estas tres formas de gobierno pueden pervertirse cuando el poder no se orienta a la realización de la justicia sino al provecho propio, de esta forma, se pueden convertir en tiranía, oligarquía y demagogia respectivamente.

Actualmente el ideal social en nuestro país pasa por el personalismo, desarticulando ideas u orden social, lo que lleva a toda la sociedad a vivir en un estado de crisis permanente, que afecta la vida emocional y social de la sociedad en general y de cada habitante en particular.

Personalmente creo que el ideal social debe emanar de un necesario y concreto ideal de justicia, de amor y de paz, estas necesidades están enraizadas en la naturaleza biopsicológica y psicoafectiva del género humano y su condensación constituye las bases elementales del ideal social, reforma de reformas que toda sociedad occidental carece y precisa con urgencia.

¿Cómo encuentra a las instituciones argentinas?

Una organización social o ciudadana es un grupo de personas que interactúan entre sí, en virtud de que mantienen determinadas relaciones sociales con el fin de obtener ciertos objetivos. También puede definirse en un sentido más estrecho como cualquier institución en una sociedad que trabaja para socializar a los grupos o gente que pertenece a ellos.

La organizaciones sociales pueden tomar varias formas dependiendo del contexto social. Comúnmente, los expertos en el tema reconocen cinco instituciones existentes en todas las civilizaciones: gobierno, religión, educación, economía y familia.

Veo a la sociedad  Argentina como transgresora, en la cual las leyes en general y la Constitución en particular no son respetadas por los ciudadanos ni por los dirigentes.

Una de las fortalezas logradas en los últimos 32 años es que los argentinos valoramos y apoyamos la democracia. Lamentablemente, este apoyo a la democracia viene matizado por una elevada desconfianza y falta de credibilidad en las principales instituciones, sobre todo en los partidos políticos, el Congreso, el Poder Judicial y la Presidencia.

Consecuencia de ello, contamos con una democracia de muy baja calidad institucional y con gran debilidad en sus aspectos éticos, políticos, culturales y educativos.

¿Cuáles serían los ejes que podrían mejorar nuestras organizaciones?

Toda organización social está formada por grupos humanos en constante interacción, por lo tanto, será una condición sin equanom para formar un grupo social que exista la identidad común o sentido de pertenencia, en esto nada tendrá que ver que los integrantes posean el mismo nivel sociocultural para poder llevar adelante su cometido, sino más bien lo que hará que funcionen es esa identidad común, trabajar en el mismo proyecto.

Esto constituye grupos operativos de trabajo que potencian el accionar individual, ya que cada uno aporta su granito de arena y todos disfrutan los logros, pero también asumen en forma colectiva los inconvenientes o fracasos.

Llamamos Grupo Operativo, a todo grupo en el cual la explicitación de  la Tarea, y el accionar a través de ella, permite no sólo su comprensión  sino también su ejecución. Es decir, que la reestructuración lógica y su desarrollo es en todo un proceso, en el cual lo pensado va adquiriendo cuerpo, a través de lo afectivo con él ligado, en la verbalización y accionar grupal.

La concepción del ECRO, según Enrique Pichon Riviere: “un conjunto organizado de conceptos generales, teóricos, referidos a un sector de lo real, a un determinado universo de discurso, que determinan una aproximación instrumental al objeto particular –concreto-. El método dialéctico fundamenta este ECRO y su particular dialéctica”

Entrevista realizada a la Lic. Susana Osorio (Licenciada en Servicio Social y Psicóloga Social)

Dr.  Pablo Nani, Psiquiatra, Servicio de Salud Mental del Hospital de Las Grutas Violeta Villalobos.

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta


*