Causa por corrupción de una menor en SAO: dos de los imputados aceptaron la culpabilidad.



En la causa en la cual el legislador Javier Iud y el intendente de San Antonio Oeste Luis Ojeda eran investigados por el delito de corrupción de menores, dos de los tres restantes denunciados aceptaron penas de tres años en suspenso por el delito del que fueron acusados.

Rodriguez Frandsen había solicitado que se declare la rebeldía y se disponga la captura de uno de los imputados, Eric Pérez, por haberse ausentado de la audiencia. La fiscal señaló que en momentos de ser convocado a la rueda de reconocimiento tampoco asistió. La jueza Soly le dio la razón y autorizó las medidas solicitadas.

A Darío Fortete se le imputó haber tenido relaciones en dos oportunidades con la menor de 14 y 15 años, y en otras haberle practicado sexo oral a cambio de dinero y drogas. Entre las pruebas se contó la denuncia de la secretaría de niñez Roxana Méndez, la cámara gessel a la víctima, el testimonio de una amiga de la víctima y la rueda de reconocimiento. Solicitó dos meses para investigar, tomando declaraciones testimoniales y reconocimiento de lugares. Sin embargo Frandsen también solicitó la pena de tres años de prisión en suspenso.

Fortete aceptó la culpabilidad y su abogado Manuel Maza consideró que “es importante el reconocimiento por parte de mi cliente porque evita la revictimización”.

La jueza tiene tres días para resolver si acepta el acuerdo.

Más adelante fue el turno de Alfredo Navarrete, al que se le atribuyó haber tenido sexo oral en tres oportunidades con la menor a cambio de drogas. El testimonio de la víctima y el respaldo por parte de una testigo fueron las pruebas y el tiempo de investigación es de dos meses. No obstante, nuevamente se avanzó sobre un juicio abreviado con una condena en suspenso de tres años que la jueza evaluará de forma perentoria.

Al legislador Iud se le imputó en una habitación de un local mantuvo relaciones sexuales con acceso carnal con la menor a cambio de dinero y drogas. La menor contó que la paga “fueron 3 gramos y 1000 pesos”. Los testimonios de las operadoras de la secretaría de niñez fueron una de las pruebas. Se señaló que en una oportunidad Iud se encontraba junto a Ojeda. La fiscalía pidió dos meses para sumar declaraciones testimoniales y reconocimiento de lugares donde habrían sucedido los hechos.

Uno de los defensores de Iud, el abogado Calfin, aseguró que “no es la formulación de cargos que nos habían planteado. Es raro o tendencioso. Esta defensa deberá pedir un tiempo para argumentar una defensa”. Esgrimió que en un principio se lo había acusado de un solo hecho y en la formulación de cargos se lo acusa de dos.

“No es ni raro ni tendencioso”, rechazó Frandsen. “Están mezclando el hecho atribuido con el sustento probatorio”, planteó.

Para Calfín se viola el derecho a defensa porque “hay una indeterminación temporal del hecho”. Añadió que “hay contradicciones entre la cámara gesell y el resto de los testimonios y entre los relatos de los operadores”.

Aseveró que “esta causa finalizará con el sobreseimiento de mis clientes, pero habrá generado un daño irreparable”.

Frandsen respondió que “en esta clase de delitos hay situaciones particulares, como que no hay testigos directos y que son de difícil determinación concreta en tiempo y espacio”.
Iud tomó la palabra y reclamó por la no precisión de la fecha y lugar de presunta comisión del delito que se le imputa. “Me puse a disposición de la fiscalía apenas me enteré de que se mencionaba mi nombre en las versiones periodísticas”, expuso.

“Estamos sentados acá como ciudadanos comunes. Me despojé de cualquier privilegio o fuero”, añadió. “Estamos frente a una víctima de una vida dolorosa. Vamos a investigar quienes la han revictimizado al inducirla a señalarme”, dijo.

Iud advirtió que “en algunos testimonios aparecen varios actores políticos más”.

Finalmente fue el turno de Ojeda. Se le atribuyó en una vivienda de dos pisos haber mantenido relaciones sexuales con la menor a cambio de drogas y dinero.

Como sustento probatorio se dió la descripción física en una cámara gesell y el relato de uno de los encuentros. Agregó el testimonio del padre de la víctima que declaró haberla llevado una noche a la casa del intendente al cumpleaños de su hija y luego “se enteró de que Ojeda no tiene hijas”.

Ojeda indicó que “la imprecisión en el tiempo y el lugar me hace difícil demostrar lo que tengo claro, que soy inocente. El principal testimonio de la cámara gesell no me nombra”.

“Mi casa es la casa de mi hija y acá se ha puesto en duda inclusive si soy padre o no. Tengo una hija por adopción”, planteó.

“No tiene reparación el daño que me han hecho”, cerró el jefe comunal.

Finalmente fueron desestimados los cargos contra Iud y Ojeda. (Fuente y foto diariolegislativo.com)

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA

COMPARTIR
Artículo anteriorPescados y mariscos de San Antonio se vendieron rápidamente en la línea sur
Artículo siguienteLa jueza desestimó la imputación: Iud y Ojeda no tendrán cargos por el delito de corrupción de menores