Hoteles en Orlando: cinco alojamientos únicos para vivir unas vacaciones inolvidables.

Si buscas los mejores hoteles en Orlando, aquí te contamos cuáles son las opciones más convenientes por precio, calidad y servicio. ¡Aprovecha!

Blue Heron Lakerfront Resort: situado sobre el lago Bryan, este magnífico hotel destaca por ofrecer suites estilo condominio pensadas para que grupos familiares de cualquier tamaño puedan disfrutar sus vacaciones a un costo mínimo, con las mismas comodidades de las que gozan en su propio hogar (cocina completamente equipada, luminoso comedor, amplia sala con balcón, dos baños, generosos dormitorios…) y un plus que las vuelve únicas: bañera con jacuzzi. Blue Heron, además, ofrece a sus huéspedes transporte gratuito hacia todos los grandes parques temáticos de la zona (con un guía especializado para facilitar tanto el ingreso como el traslado entre las diversas atracciones, una tarea más compleja de lo que puede parecer a simple vista, especialmente porque miles de personas se concentran allí todos los días ☺), alquiler de películas (incluyendo los últimos éxitos de Hollywood), tres piscinas (una de ellas climatizada), dos gimnasios y, sin dudas, la frutilla del postre: su propio muelle, un sitio ideal para pescar, nadar, tomar sol o pasear en motos de agua. Los amantes del golf, además, cuentan con un atractivo extra: el exclusivo Falcon’s Fire, uno de los mejores clubes de la ciudad, ideal para practicar sus golpes. El hotel también dispone de un moderno centro de negocios dotado con aire acondicionado, estaciones de trabajo, internet, fax e impresoras láser.

Residence Inn by Marriott Orlando SeaWorld: este hotel fue diseñado siguiendo un concepto, en apariencias, muy simple: que cada huésped se sienta como en su casa; para ello, abandonando los tradicionales tonos grises y blancos, sin vida ni entusiasmo, que recuerdan a impersonales salas de hospital, cada habitación está pintada en tonos alegres, vivos, que transmiten el encanto propio de Orlando, y una cocina donde preparar cualquier tipo de comidas, dotada con heladera, microondas, cocina y lavavajilla; para relajarse, Marriott ofrece un gimnasio especializado (donde es posible realizar tanto el tradicional ejercicio de fuerza, basado en pesas y mancuerdas, como entrenamiento cardiovascular de alto nivel para fortalecer el corazón), pileta climatizada al aire libre (una tentación imposible de resistir), hidromasaje y zona exclusiva para niños.

Imperial Palms: comodidad y estilo son las palabras que más se asocian con este hotel, famoso por ofrecer exquisitas villas completamente equipadas (sofá, sillas, cajas de seguridad, escritorio de trabajo, lavadora, plancha…) dotadas con dos baños, balcón, living, comedor y un amplio patio; los dormitorios incluyen camas extra-grandes con suaves colchones de plumas y las cocinas todo lo necesario para preparar cualquier comida (heladera, anafe, horno, microondas y lavavajilla, además de, por supuesto, platos, vasos, cubiertos y demás utensilios); las actividades para realizar en Imperial Palms son igualmente amplias e incluyen minigolf, tenis, básquet, voleibol y atletismo; el hotel, además, cuenta con un servicio de traslado gratuito que permite acceder a las atracciones más importantes de la ciudad incluyendo clásicos como “Children’s Activity Center/Arcade”, “Walt Disney World”, “Universal Orlando” y  “SeaWorld”. Los huéspedes que no quieren alejarse del hotel pueden pasar el día (y la noche ☺), junto a las dos inmensas piscinas al aire libre (una para adultos, otra para niños) o ejercitarse en el completo centro de fitness local, dotado pesas, mancuerdas, bicicletas fijas, escaladores y caminadoras.

Renaissance Hotel Orlando Airport: ubicado a menos de dos kilómetros del aeropuerto, este residencial está pensado tanto para los turistas que quieren disfrutar unas buenas vacaciones lejos del mundanal ruido como de los ejecutivos que necesitan un lugar cómodo, práctico y bello donde celebrar sus reuniones de trabajo: cada habitación cuenta con aire acondicionado, camas king-size, bañera, caja de seguridad, escritorio, microondas y heladera; a la hora de disfrutar la gastronomía, el huésped puede escoger entre tres restaurantes: “Fresco Moderne Brasserie” donde es posible probar tanto recetas locales como menús basados en los últimos éxitos de la cocina internacional; “Malabar” famoso por sus platos gourmets, ideales para paladares exquisitos; y “Daily Grind”, perfecto para tomar un aperitivo antes de ir a la pileta o disfrutar un suculento almuerzo tras varias horas disfrutando del sol y la playa; Renaissance además cuenta con gimnasio, centro de fitness, piscina climatizada al aire libre, sala de hidromasaje y, lo mejor de todo, una piscina estilo resort rodeada por hermosas cabañas completamente gratuitas para los huéspedes; para los que quieren conocer los atractivos de la zona, un servicio de transporte gratuito permite trasladarse rápidamente a cualquier parte de la ciudad, incluyendo el tradicional “Orlando International Vineland Outlets” cuyas virtudes sintetiza muy bien el popular sitio Avantrip: “allí encontrarás 160 tiendas en las que podrás ahorrar desde 25% hasta 60%” ☺.

Hyatt Regency Grand Cypress: con sus impresionantes ochenta y cinco mil metros cuadrados, situado frente a un bellísimo lago, a menos de diez minutos de dos sitios emblemáticos de Orlando (Walt Disney World Resort® y Universal Studios Florida),  sin dudas este es uno de los mejores hoteles en Orlando y el más elegido por los turistas que quieren disfrutar todo el esplendor de la ciudad sin renunciar a la comodidad y el buen gusto; sus habitaciones y suites cuentan con televisión de pantalla plana, conexión a iPod, heladera, internet wi-fi y un amplio balcón; sus servicios incluyen piscinas con toboganes acuáticos (el más elegido por los niños pero, también, por muchos adultos que no han perdido la alegría infantil y disfrutan sintiéndose nuevamente como piratas listos al abordaje ☺), un gimnasio completamente equipado, canchas de tenis de nivel profesional, campos de golf y un campamento donde los padres pueden dejar a sus niños con total tranquilidad esas noches en las que quieren recorrer la ciudad solos, sintiéndose, nuevamente, jóvenes, como en aquellos (no tan lejanos) tiempos en los que todavía eran novios y podían acostarse tarde y vivir sin preocupaciones.

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA