La entrega de la Patagonia (Carta de lectores)

La Patagonia sufre nuevamente los embates de políticas planificadas desde el centralismo gobernante.

Desde Buenos Aires, la nueva raza política, los empresarios burócratas, deciden los destinos de una región cada vez más aislada y desprotegida.

La falta de planificación para las provincias australes, el abandono permanente y la desidia, hacen peligrar los destinos de esta región que otrora fuera sinónimo de crecimiento y grandeza.

La Tierra del Fuego industrial, despoblada con fines espurios de ocupación  extranjera. Santa Cruz agobiada por la falta de asistencia Federal y una economía dependiente de la administración pública. Chubut, desolada por los fenómenos naturales y la baja rentabilidad de sus recursos. Río Negro, totalmente desfinanciada y al borde de la quiebra por desigualdades competitivas.

Neuquén, condenada a la desocupación y el fracaso, con la complicidad de gobernantes afines al centralismo porteño. Aplaudidores de políticas destructivas que conllevan a una crisis económica y social de la región, donde perecerán los sueños de aquellos que habitamos esta geografía.  

Los recursos naturales, no renovables, son puestos como garantía de un nuevo endeudamiento salvaje que condena a las generaciones venideras, con el fin de financiar obras ajenas a los intereses de los garantes  y fortalecer el bienestar subsidiado de los habitantes de la Capital Federal. El aumento del trescientos por ciento de la coparticipación, El traspaso de veinte mil efectivos de la policía Federal (que pagamos todos) la ampliación de los subtes, el metrobus, actividades culturales y recreativas gratis para los afortunados residentes de esta ciudad parasitaria e improductiva, solo es posible con el trabajo y el esfuerzo de los marginados mal llamados del interior.

A esto, se suma la entrega de nuestros gobernantes, que sumisamente se arrodillan ante el soberano Unitario, esperando las migajas que puedan sobrar del festín de quienes nos explotan.

El sector turístico regional, en franco retroceso, sufre invariablemente las consecuencias de estas políticas centralistas. La notable merma de visitantes y una economía favorable  que posibilita el éxodo vacacional hacia países limítrofes, sumado ahora al beneficio logrado por el presidente, que facilita el ingreso a los Estados Unidos de aquellos que quieran dejar los dólares que faltan en la producción, son el certificado de defunción de los Patagónicos.  

Mientras seguimos padeciendo la desidia y la dependencia, Gobernadores, Senadores y Diputados hacen la plancha, total…Las elecciones son en octubre.

Sergio ¨Flecha¨ Pérez


Todas la cartas, escritos u opiniones vertidas por terceros y/o lectores en el diario digital InformativoHoy no pertenecen a la línea editorial del medio de comunicación. Es mera responsabilidad de quienes la firman. Las mismas se plasman sin cortar, ni corregir.

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA