Mensajes y salutaciones por el Día del Trabajador

0

El Concejo Deliberante de San Antonio saluda a los trabajadores en su día

El Concejo Deliberante de San Antonio saluda a los trabajadores al conmemorarse hoy su día, y aboga por el respeto de los derechos adquiridos por quienes ponen el hombro cotidianamente en el sistema productivo, y en momentos en que en nuestro país se agrava la crisis del desempleo.

La fecha se recuerda por la ejecución de cinco obreros durante las protestas de 1.886, en Chicago, Estados Unidos.

Las revueltas se iniciaron cuando operarios de empresas fabriles reclamaron el cumplimiento de la jornada laboral de ocho horas, que había sido establecido por ley, pero que un sector de la patronal no respetaba.

El 1 de mayo de ese año se generalizaron las movilizaciones en Chicago, donde se registró un enfrentamiento entre trabajadores y la policía. Tres días después se convocó a otra marcha, en la que se produjo una explosión que provocó la muerte de varios policías.

Por ese episodio acusaron a 31 trabajadores. Cinco de ellos fueron condenados a la horca. Tres eran periodistas, otro era tipógrafo y un carpintero. Sin embargo, nunca se descubrió quién fue el responsable del atentado.

En honor a la lucha por una baja en la jornada laboral y por estas cinco personas, los “Mártires de Chicago”, en 1889 se declaró que el 1° de mayo sea el Día del Trabajador. 

Bloque Legisladores FPV Río Negro: Reivindicamos al trabajador

Como cada primero de mayo, hacemos un homenaje a todos los que con esfuerzo  vamos construyendo esta Nación. Hoy no podemos dejar de pensar en todos  aquellos miles de trabajadores que en los últimos dos años han perdido su fuente de empleo, o los que se han instalado amargamente en la fila del
trabajo informal. 
 El trabajo es un derecho, no un privilegio ni una bendición, como algunas  veces se suele decir, y mucho menos un mérito. Es el estado el que debe  garantizar las oportunidades de inserción laboral de cada uno de los  argentinos, sin discriminación alguna, porque la equidad debe ser el  principio de la justicia social.

Estamos en una etapa en donde, nuevamente, vemos como se desmorona la industria nacional a favor de los intereses extranjeros. Las políticas  neoliberales del presidente Macri nos están llevando nuevamente a épocas de  altos índices de desocupación en el sector privado, pero además ahora se le  suma el componente de la falta de empleo y despidos masivos en el sector público y la amenaza constante de la intromisión del Fondo Monetario Internacional como el diseñador de las políticas laborales argentinas.
Aun en este panorama poco alentador, queremos seguir reivindicando el papel del trabajador, del que defiende su derecho para él y para sus conciudadanos, del que apuesta por un presente de bienestar basado en el esfuerzo y en la conciencia de clase. Para todos ellos, feliz día del trabajador.
La Senadora Magdalena Odarda saluda a los trabajadores y trabajadoras.
En el día Internacional del Trabajador, se rinde homenaje a los llamados Mártires de Chicago, un grupo de trabajadores sindicalistas anarquistas que fueron ejecutados en 1886 debido a que promovieron un gran movimiento de huelgas en EEUU, con motivo de los abusos cometidos contra los trabajadores. Reclamaban una jornada laboral de 8 horas.
En fechas como estas es dable reflexionar acerca de las luchas de los trabajadores y trabajadoras a lo largo de la historia por las reivindicaciones laborales, gracias a las cuales se produjeron cambios en la legislación de los países y reconocimientos impensados para otras épocas. Tras esos logros, vinieron leyes deflexibilización laboral implementada en nuestro país en la década del 90, que trajeron desconcierto y desocupación, beneficiando a los sectores empresarios.
Pese a todos los avances, aun hoy debemos estar atentos ante la explotación de los trabajadores y trabajadoras en fábricas clandestinas y la explotación infantil para beneficio de pocos que lucran con el esfuerzo del oprimido.
Reflexionamos también en esta fecha acerca de la falta de trabajo en un gran sector trabajador. Recordamos que en el mes de febrero la Cámara Argentina de la Mediana Empresa –CAME- informó que un gran número de fábricas cerradas recientemente, generó más de 45 mil despidos. En el último mes informó que la actividad en varias empresas sigue cayendo con gran incertidumbre del rumbo económico y caída de las demandas, debido entre otros, al incremento de las importaciones. Y en Rio Negro el cierre de plantas de Expofrut, Moño Azul que afectó a más de mil trabajadores y trabajadoras, Minera Sierra Grande con 270 trabajadores despedidos y UOCRA con más de 3 mil trabajadores de la construcción sin empleo por freno de la obra pública.
Desde la labor legislativa, nuestro compromiso está plasmado en las propuestas de ley para bajar la edad jubilatoria docente, la edad jubilatoria de trabajadores de salud, la de los empleados de plantas de empaque debido a la realización de trabajo insalubre, y un régimen especial para los ex trabajadores de YPF entre otras iniciativas.
Saludamos en este día especial a todos los trabajadores y trabajadoras, incluyendo a aquellos que, víctimas de la situación en la que se encuentran las economías regionales, están pasando por un momento difícil. Invitamos a seguir reclamando por condiciones más justas en el campo laboral, ajustada a los derechos que han sido consagrados por nuestras leyes y por los principios establecidos en nuestra Constitución Nacional. 

DIA DEL TRABAJADOR:  LA CC ARI VIEDMA REIVINDICA EL DERECHO A HUELGA Y REPASA EL NACIMIENTO DEL 1° DE MAYO.

Con motivo de conmemorarse un nuevo día del trabajador, desde la CC ARI VIEDMA intentaremos brevemente repasar que es lo que celebramos este 1° de Mayo. Esta fecha tan especial para el mundo y para todos los Argentinos es la representación de la “revuelta” social y sindicalista ocurrida allá por el año 1886 en Estados Unidos, donde se dió lugar a la lucha más significativa en la historia de los sindicatos.
Obreros y trabajadores ferroviarios mal pagos, expresaron a través de huelgas y manifestaciones su descontento con la situación, ocasión en la cual se produjo la muerte  y detención de  los líderes de aquel memorable movimiento en el que se exigía la jornada de 8 horas de trabajo bajo el lema, “Ocho horas para el trabajo, ocho horas para la casa, ocho horas para el sueño”, pedido que aún en estos tiempos en muchos casos en el mundo no se cumple. No obstante, esa histórica lucha en aquellos tiempos generó resultados altamente positivos, evidenciando la intervención popular y permitiéndole el protagonismo a cientos de miles de laburantes de aquel entonces.
Fue así como el día del trabajo o del trabajador, fue fundado en París, en el congreso socialista llevado a cabo en 1889 en homenaje a la valentía de los MARTIRES DE CHICAGO, como se los nombró a los líderes condenados a la horca producto de la multitudinaria protesta.
Desde nuestra modesto punto de vista pensamos que el trabajo es un capital colectivo, es equidad, justicia y que no debiera destruirse ese derecho jamás, que es el que le provee al ser humano su dignidad, su amor propio, su valor, su autoestima, su incersión social y su estabilidad familiar, entre otros aspectos. No se puede impedir a las personas su derecho de ser felíz, porque el empleo no sólo es la oportunidad de un trabajo, sino también la manifestación de las virtudes, las aptitudes y capacidades, el crecimiento personal y social producto de la relación humana.
El empleo está garantizado constitucionalmente y no hay autoridad democrática que pueda hacer la “vista gorda” a las condiciones decentes para su práctica: la posibilidad de huelga, la prohibición del despido sin un motivo que lo amerite, el acceso a las medidas sociales que preserven al desempleado, la acorde remuneración que posibilite cubrir las necesidades esenciales que no sólo se tienen que acotar a comer, además de ella, se deben incluir la vestimenta, la salud y la educación, como mínimo. Es costumbre desde siempre ante la precariedad e inseguridad laboral  el espacio para el atropello y para maniobras que atraviesan el perímetro que encuadra lo digno de lo que no lo es, el uso del abuso, la ocupación de la explotación y las obligaciones del sometimiento.
Nuestro partido quiere aprovechar la ocasión, en estos tiempos de hostigamiento antes las protestas generadas por los trabajadores de distintos sectores producto de una creciente política de ajuste, no sólo para reivindicar el derecho a estas formas de reclamo, sino además para posesionarse claramente en contra de cualquier despido y merma de derechos adquiridos por los ciudadanos de nuestro país.
De esta manera y con la conciencia plena de la situación que atraviesa la Argentina, con alrededor de 13 millones de pobres, paritarias estancadas o paupérrimos incrementos salariales,una inflación que sigue como en la última década en alza, pero en la actualidad a pasos agigantados, simplemente saludamos y acompañamos a todos aquellos que son victimas de este cruel presente, a todos los trabajadores desde ya y a todo aquel que le haya prestado atención a nuestro sentir y pensar.
PARTIDO SOCIALISTA Y EL 1 DE MAYO

En la segunda mitad del siglo XIX la industria estadounidense creció vertiginosamente y consecuentemente se desarrolló la lucha obrera por mejorar su calidad de vida, organizándose en diversas organizaciones socialistas y anarquistas. La consigna los unificaba era: “ocho horas de trabajo, ocho horas de ocio y ocho horas de descanso”, frente al trabajo de sol a sol que imperaba.

Luego de años de reclamos, en 1886 lograron que el presidente de Estados Unidos, Andrew Johnson, promulgara la ley Ingersoll estableciendo las ocho horas de trabajo diario. El 1º de mayo de ese año, los obreros de la fábrica Mc. Cormik de Chicago iniciaron una huelga que se extendió por varios días porque sus propietarios desconocieron la existencia de esa conquista. Fueron duramente reprimidos por la policía en una acción de fusilamiento causando numerosos muertos y heridos.

En homenaje a los Mártires de Chicago, el 1° de mayo, a partir del Congreso Obrero Socialista de la Segunda Internacional de 1889, realizado en París, se conmemora en todo el mundo el Día Internacional del Trabajador.

Desde 1889 en el mundo, y desde 1890 en Argentina, el 1º de mayo representa el día de reivindicación de los derechos laborales. El movimiento obrero argentino generó centrales de orientación socialista, anarquista y comunista que dieron batallas que, al costo de vidas y enormes sacrificios, permitieron ir conquistando derechos laborales durante la primera mitad del siglo XX y lograron, sumando la labor legislativa de la bancada socialista en el parlamento nacional, la legislación que afianzó derechos, entre los cuales destacamos la creación de los tribunales del trabajo que equilibraron en la justicia la desigualdad entre el patrón y el obrero que existe en la realidad.- Durante el primer gobierno de Juan Domingo Perón (1946-1952) muchas de estas reivindicaciones fueron puestas en práctica en los marcos del mundo de la post guerra que se caracterizó, en todo occidente, por el avance de las conquistas obreras que instauró el llamado “Estado de Bienestar”, entre ellas el tan largamente reclamado voto femenino que transformó en verdaderamente universal y secreto el avance dado en 1912.

Desde aquellos años a nuestros días muchas cosas han cambiado. Las revoluciones en materia de comunicaciones y los cambios tecnológicos en los procesos industriales, las duras derrotas del movimiento obrero de Inglaterra y EEUU en los años 80 y la caída del sistema socialista provocaron el derrumbe del Estado de Bienestar. Se aceleró la globalización que generó el crecimiento sin precedentes de las economías privadas de gran escala que superan los presupuestos de las naciones. Mientras los ricos se hicieron más ricos los pobres aumentaron en cantidad y en pobreza. Consecuentemente se produjo el retroceso de muchas conquistas obreras, tanto en los países centrales como en los periféricos del sistema capitalista.

Crecimiento exponencial de la desigualdad: Ocho hombres tienen la misma riqueza que la mitad de todos los habitantes del planeta. En nuestro país la brecha entre el 10% más rico y el 10% más pobre pasó de 7 en 1974 a 14 en 2016. El 10% más rico de la población concentra el 23% del ingreso total del país, según datos del INDEC del segundo semestre de 2016. De acuerdo al ingreso per cápita, el 60 por ciento de los/as argentinos/as tenía ingresos promedio de hasta $ 4.734, menos que la jubilación mínima que hoy es de $ 5.287. Han aumentado por millones los seres humanos que trabajan en condiciones similares a las que dieron origen a las luchas del siglo XIX y XX y la humanidad asiste a la mayor desigualdad que se tenga información.

Asistimos a una paradoja. Tenemos en vigencia numerosas leyes y convenios internacionales y nacionales que promueven la igualdad de mujeres y hombres, que establecen las paritarias, que plantean erradicar el trabajo infantil, la explotación del trabajo esclavo y que rechazan el tráfico de personas entre otros logros. Esto no es un avance menor y se lo debemos a las luchas obreras simbolizadas en la que conmemoramos cada 1º de mayo, pero la realidad es la que el poder de las multinacionales nos impone: se han pulverizado estas conquistas en la práctica.

En Argentina, los gobiernos populares que fueron consolidando estos avances durante el siglo XX fueron derrotados varias veces por las dictaduras que nos hicieron retroceder. El peor de los retrocesos en materia de conquistas sociales fue el impuesto por la última dictadura a sangre y fuego entre 1976 y 1983, pues “logró convencer” a las fuerzas políticas mayoritarias que el neoliberalismo traería beneficios y las utilizó para que aplicaran sus planes de concentración de riquezas corrompiéndolas y desgastándolas al punto que hoy, esos mismos intereses, han logrado llegar al gobierno a través de su propio partido con el voto popular por primera vez.

Así es la historia. Avances y retrocesos, luchas, triunfos y derrotas. Nuestro pueblo y los pueblos de la región tienen en la convicción de los obreros de Chicago y del mundo entero del siglo XIX y XX el ejemplo a seguir. Los capitalistas, mientras pueden, explotan al máximo a los pueblos pero éstos deben saber que sin su trabajo y su consumo aquellos no son nada. Habrá diferentes condiciones que en 1886, pero si la sociedad se organiza puede avanzar en sus conquistas por mayor igualdad a la que hoy debe sumar la lucha por evitar las catástrofes ambientales que el desmedido afán de lucro está generando.

Este es el sentido que le debemos dar al 1º de mayo que no es un feriado de vacaciones más. Es una jornada que nos recuerda la necesidad de participar para defender, redefinir y reconquistar en la práctica los derechos que semejante desigualdad ha destruido.

 

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA