Qué son las fracturas por estrés.



También llamadas “fracturas por fatiga”, en una fractura por estrés, se desarrolla una fisura delgada debido a una fuerza repetitiva, normalmente causada por el sobreuso. La mayoría de las fracturas por estrés ocurren en los huesos del pie y la parte inferior de la pierna, que llevan el peso del cuerpo. Las fracturas por estrés constituyen el 2% de todas las lesiones por deporte en los atletas.
¿Cuáles son los síntomas de una fractura por estrés?
Los síntomas de una fractura por estrés incluyen los siguientes:
  • Dolor en la zona donde se localiza la fractura.
  • Hinchazón.
  • Dolor que ocurre durante o después de las actividades normales.
  • Dolor que viene con la actividad y se va con el descanso.
Si la fractura por estrés no se trata, el dolor puede volverse severo. La fractura también se puede desplazar (los huesos fracturados se mueven fuera de la alineación normal).

¿Qué causa las fracturas por estrés?
Cuando se hace una nueva actividad que puede causar estrés, como una rutina de ejercicios nueva, y se involucra a los huesos, estos pueden tener problemas adaptándose. Esto puede causar fisuras. Otras causas de las fracturas por estrés incluyen las siguientes:
  • Errores de entrenamiento o técnica.
  • Cambios en la superficie de entrenamiento.
  • Calzado inadecuado.
  • Actividades repetitivas en ciertos deportes de alto impacto, como correr largas distancias.
  • Osteoporosis u otras enfermedades que debilitan la fuerza y la densidad (grosor) de los huesos.
  • Niveles bajos de vitamina D.
Habitualmente un interrogatorio profundo y un examen físico bastaran para el diagnóstico, complementado ambos con estudios de imágenes (Rx, gammagrafía ósea y RNM).
¿Cómo se trata una fractura por estrés?
Estos son algunos tratamientos que se pueden recomendar:
  • Parar de hacer la actividad que está causando dolor. Las fracturas por estrés ocurren por estrés repetitivo, así que es importante evitar las actividades que causaron la lesión.
  • Descansar durante una a seis semanas. Una vez que se pueda volver a hacer actividades de bajo impacto durante largos periodos sin dolor, puede comenzarse a hacer ejercicios de alto impacto nuevamente.
  • El uso de muletas, yesos y férulas pueden ser necesario para no poner peso en el pie o la pierna hasta que el hueso se cure.
  • A veces hace falta hacer una operación quirúrgica para que algunas fracturas por estrés se curen adecuadamente.
Mientras se continúe sintiendo dolor, el hueso sigue estando frágil en esa zona y se puede romper otra vez en el mismo lugar. Una fractura por estrés toma de 6-8 semanas para curarse, así que es importante parar de hacer las actividades que causaron la fractura.

Dr. Edgar Torres, traumatólogo, Hospital A. Serra.

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA


COMPARTIR
Artículo anteriorReclamo universitario: reunión con concejales por el recorte presupuestario
Artículo siguienteEntrevista a Tomas Porra: de Las Grutas a San Lorenzo de Almagro y la Selección Nacional