SERIES ONLINE: NUEVO PARADIGMA DE CONSUMO

0

 En los últimos años una nueva forma de consumir contenidos audiovisuales se ha impuesto con el auge de las series online. Si bien el formato no es nuevo, el acceso a tecnologías de streaming ha abierto nuevas y excitantes posibilidades de variedad y accesibilidad para todos los usuarios, independientemente del lugar en donde se encuentren, de su rutina y de sus intereses.

Hoy en día son pocas las personas que sean indiferentes a este fenómeno de alcance global, que inclusive ha llegado a transformar la forma de comunicarse entre las personas (el miedo al spoiler, el uso de términos como el binge watching) Después de todo, hoy en día cabría preguntarse si existe alguien que por lo menos una vez no haya hecho un maratón de series gracias a Internet.

Este fenómeno interesante y tan propio de nuestros tiempos tiene muchas facetas dignas de mención, que además dicen mucho de cómo se entiende la realidad y cómo la gente ha empezado a relacionarse con los medios de comunicación, tanto tradicionales como emergentes.

Un poco de historia

Las series existen desde hace mucho tiempo. Desde el inicio de la televisión, el formato que se manejaba tradicionalmente es el de las entregas diarias o semanales, que buscan generar en el televidente el hábito de mirar el espacio siempre en el mismo horario y en el mismo canal. En este formato fueron creados durante décadas programas legendarios que pasaron a formar parte de la cultura pop, no solo de sus respectivos países, sino, en muchos casos, de la cultura occidental. 

Durante mucho tiempo esta forma de ver la televisión y de consumir los productos audiovisuales se mantuvo intacta, marcando un ritmo en las vidas de los consumidores. Todos los que fuesen aficionados a tal o cual serie o programa sabían que debían configurar sus horarios para poder ver su programa favorito y no perder el hilo de la narración, si es que esta tenía continuidad entre un episodio y otro.

Con el tiempo esto se consideró una forma establecida de ver televisión, algo que pocos medios se atrevieran a cambiar, o inclusive a vislumbrar como obsoleto en el futuro. Pero con el correr de los años y de las generaciones nuevas inquietudes han ido apareciendo, y con ellas un cambio en los intereses y en la forma de ver el mundo. En las últimas décadas, estos cambios se han visto potenciados con el papel preponderante que tiene internet en nuestras vidas.

Una revolución que comenzó modestamente, pero que con la entrada del siglo XXI tomó fuerza hasta afectar cada uno de los aspectos de nuestra vida: desde el comercio hasta las relaciones interpersonales. Nada se salva del influjo del Internet, ni siquiera la forma en como entendemos la televisión y cómo consumimos uno de sus principales productos, es decir, las series de ficción.

Series online, o el futuro de la ficción

Con la aparición y popularización de Youtube en 2005, se empieza a ver el futuro de Internet en tanto que plataforma para la difusión de videos. Lo que empezó como una red con videos triviales, de corta duración, terminó siendo una gigantesca moles de marketing y de circulación de todo tipo de contenidos, desde educativos: tutoriales, documentales, videos institucionales hasta de entretenimiento: trailers, cortometrajes, videoclips, publicidad, etc.

Con la mejora en las tecnologías de transmisión de datos páginas como la mencionada Youtube empezaron a difundir videos de más larga duración. Quizás en este momento algún sagaz empresario pudo ver el futuro y notar como las nuevas generaciones tendían a ver y a compartir, e incluso a producir sus videos para ser vistos en las redes.

Es por esto que al cabo de unos años empiezan a aparecer, al principio a través de servicios para compartir contenidos, (no necesariamente dentro de la legalidad en términos de propiedad intelectual) series para descarga que anteriormente habían sido producidas para los medios tradicionales de TV . En este punto es que empieza a plantearse el dilema de la piratería y cómo la misma atenta en contra del trabajo dentro de la industria de producción de contenidos.

Una nueva forma de ver TV

Hoy en día, gracias a los servicios de proveedores como Cablevisión, los usuarios tienen acceso a los servicios de plataformas streaming que han redefinido la forma como se ve televisión. Lo que nació como una forma de combatir la piratería de contenidos audiovisuales se ha transformado en un paradigma nuevo que privilegia por encima de todo la libertad del usuario para decidir qué ve, en qué momento lo ve y cómo lo ve. Podría decirse que esto es absolutamente coherente con la forma de pensar de una generación como los llamados Millenials.

Como decíamos al principio, más que un nuevo formato, el ver series online se ha convertido en una parte importante de la cultura occidental. El acto de sentarse a ver una serie en la pantalla de nuestra computadora o dispositivo móvil es, sin duda, un símbolo de los tiempos que corren y de cómo los seres humanos entendemos hoy en día las narraciones, sean del género que sean.

Esto por no mencionar el fenómeno de las redes sociales, parte fundamental de esta nueva cultura: porque no se trata solo de compartir contenidos, es también el compartir nuestras opiniones sobre los contenidos. Esto, definitivamente, es el mejor ejemplo de cómo Internet ha entrado en nuestras vidas, aparentemente, para quedarse.

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA