Causa de material de abuso sexual infantil: detectaron más de 12 mil archivos




Así lo manifestó Daniela Dupuy, titular de la Unidad Fiscal especializada en delitos y contravenciones informáticas y quien coordinó el megaoperativo federal. Dijo que reciben hasta 300 denuncias por día y que buscará conocer si en estos últimos casos también hubo producción de material de abuso sexual.


La fiscal a cargo de la coordinación del mega operativo»Red Federal en Alerta», que generó 70 allanamientos en todo el país, detectó más de 12.000 archivos de explotación sexual infantil y dejó a más de 20 personas involucradas en la causa judicial, conversó con Radio Seis acerca del trabajo realizado y manifestó que son delitos que se realizan con medios tecnológicos que son transnacionales, lo que complica «hacernos prontamente de la evidencia y requiere una cooperación internacional entre fiscales y entre Estados».
Daniela Dupuy, titular de la Unidad Fiscal especializada en delitos y contravenciones informáticas, señaló que este tipo de casos difiere en algo fundamental ya que «cuando un fiscal con orden de un juez ingresa a la casa de alguno, va a buscar drogas y las encuentra, puede proceder a la detención, pero cuando ingresa para buscar imágenes de explotación infantil se lleva el objeto pero hasta que no lo lleve al laboratorio no tiene el cuadro de prueba para formular cargos o pedir la detención».
Afirmó que en este caso «nada más y nada menos son videos abusando sexualmente de bebés, niños y adolescentes». Respecto a las detenciones sostuvo que «el equilibrio es fundamental, llega ese momento en que se analizan los dispositivos y se puede pedir al juez una orden de detención, pero los fiscales analizamos en el momento lo que tenemos, en todo lo que tiene que ver con explotación sexual infantil, lo que estamos investigando es el intercambio de este tipo de archivos por usuarios de diferentes provincias de nuestro país, no la producción, por ahora», aclaró.

La fiscal señaló que los implicados que se encuentran bajo investigación son sospechados de haber distribuido este tipo de material, por lo que resta el análisis de sus computadoras para conocer su grado de participación. Agregó que esas averiguaciones respecto a la distribución y posible producción de las imágenes desencadene en medidas más gravosas contra esas personas.

La fiscal comentó que para quienes están especializados en el cibercrimen este tipo de operaciones son constantes y estimó que este año es la sexta o séptima operación, que consiste en desbaratar este tipo de redes nacionales o internacionales de distribución de material de nivel aberrante.
Resaltó que se hicieron más de 80 allanamientos, con intervención de muchos fiscales y policías del país y que, a pesar de que fue exitoso, se trata de una primera etapa. Dupuy también aclaró que las denuncias respecto a este tpo de delitos no cesan y advirtió que «las personas que consumen cada vez quieren más, la demanda genera la oferta, que haya que ofertar más y para ofertar tengo que producir, y para esto tengo que abusar sexualmente de un bebé, nene o adolescente».
Lamentó que Argentina está dentro de los 10 países que más consumen material de explotación sexual infantil y por eso cada uno de los fiscales va a tratar de comprobar si además hay producción de imágenes entre quienes fueron detenidos.
Dupuy explicó que se utilizan distintas modalidades tecnológicas para estas redes, en este caso a través de plataformas P2P, pero también señaló que hay grupos de WhatsApp, Telegram y otras.
«Esto no tiene límites, el límite lo pone el Estado, en el momento en que te detectó», expresó y resaltó que cuentan con herramientas para investigar este tipo de delitos en tiempo y forma. En la fiscalía recibo 300 reportes por día de material de explotación infantil. Luego de hacer una pequeña investigación se envía a la provincia que corresponda. «Es muchísimo», insistió. Manifestó que una de las cosas que más dificultan la investigación como ocurre en los casos en los que deben infiltrar a una personas en grupos de Telegram, por ejemplo.
Comentó que la investigación se sigue profundizando y en algunos casos es posible identificar a las víctimas y en otros no. Todo lo secuestrado es enviado a un área de Interpool entre otras bases de datos y ellos trabajan específicamente sobre la búsqueda de las víctimas. Manifestó que al individualizarlas muchas veces se encuentran más autores. «Esto no frena nunca», afirmó.
En muchas investigaciones, incluso, se empieza investigando la difusión de imágenes pero luego sigue la parte de analizar la computadora, y en ocasiones se determina que se ha abusado sexualmente de algún miembro de la familia.
«Esto es lo que cada uno de los fiscales vamos a corroborar en el curso de la investigación, es muy común que se derive en un abuso a un familiar, es la lógica, es el circuito, tengo, facilito, distribuyo, produzco y abuso», expresó.
«Esto recién empieza, hay que tener paciencia pero es un gran primer paso», concluyó. (Fuente y datos B2000)

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA



Artículo anteriorIFDC SAO: abierta la inscripción para cubrir cargos docentes
Artículo siguienteImportante actamiento en el paro de Salud: ASSPUR reclamó por mejoras salariales