Cuando el vagón de cargas fabricado en la COMSAL de San Antonio fue presentado en Buenos Aires

sao



En el mes de abril de 1974, a la Exposición de Cooperativas organizado por el gobierno nacional. En ese entonces el gobernador Mario Franco quiso presentar los primeros exponentes de la industria pesada de Río Negro.

En ese momento, en los talleres sanantonienses finalizaban la partida de vagones con una capacidad de 35 toneladas, para una trocha de solo un metro que “solo se lograba en los Estados Unidos” mencionaron en el aviso de la época.

Este vagón, que fue solicitado por Yacimientos Carboníferos Fiscales, fue totalmente diseñado y fabricado en los talleres que aún se encuentran en San Antonio dónde cada elemento fue hecho dentro a mano por los trabajadores.

El gobernador Mario Franco lo presentó en Capital Federal como “genuinamente rionegrino” y mostraron como fue el proceso de fabricación.

Antes de iniciar el viaje, el entonces mandatario provincial, único gobernador del justicialismo en la historia rionegrina, felicitó a los directivos y obreros “por la magnífica prueba de capacidad industrial de San Antonio Oeste”.

Según relata el escritor Juan José Sánchez, en el boletín “Rescatando Ayeres” refiere a la actividad social y cultural que marcó la identidad del pueblo “los talleres ferroviarios fueron una magnífica escuela. Allí adquirieron oficio y formación técnica generaciones de jóvenes sanantonienses y de otras poblaciones vecinas”.

El nacimiento de la COMSAL, que quedará para otra oportunidad, tiene inicio en el año 1961, cuando se clausuraron siete talleres pertenecientes a los Ferrocarriles Argentinos, entre ellos el de San Antonio Oeste “en una decisión que parecía un mazazo Terminal para una comunidad golpeada por el infortunio y las frustraciones” refirió Sánchez en el mismo medio.

Por la actuación denodada de pueblo y autoridades San Antonio fue la única localidad que aceptó el desafío y los convirtió en una cooperativa de trabajo, escribiendo las páginas de otra historia más y lograr un reconocimiento que traspasó las fronteras rionegrinas.

Recurrentemente siempre se habla del cierre o del levantamiento de los talleres ferroviarios, pero siempre la comunidad sanantoniense lo defendió con todas sus armas, porque –al decir de Juan José Sánchez- “No resulta aventurado sostener entonces que si existe un espíritu ciudadano que marca a sus habitantes, el alma de San Antonio Oeste se forjó en las vías que se juntan en el infinito, con la dura flexibilidad del acero y esa nostalgia irremediable por la distancia”.

Fuente: Diario Río Negro – Revista “Rescatando Ayeres” – INAE – Jorge Castañeda – Héctor Izco – Fotos “Yo soy de San Antonio Oeste”

  • TORNEROS DE LA COMSAL

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA



Artículo anteriorEditorial: antípodas
Artículo siguienteAvistan por primera vez una cría de orcas frente a las costas de Río Negro