Dolor articular y menopausia.



Aparte de los sofocos, el insomnio y otros síntomas, con la llegada de la menopausia aparecen otras dolencias como las molestias articulares. Los casos de artrosis se disparan en las mujeres que están en edad menopáusica o postmenopáusica, lo que ha llevado a pensar en una relación directa.

¿A qué se deben?
Cada vez hay más estudios que vinculan la menopausia a la aparición de molestias articulares. Está demostrado que los problemas articulares experimentan un brusco aumento en mujeres de más de 45 años y estudios recientes concluyen que más del 80% de las mujeres menopáusicas tienen molestias articulares. Una de las causas podría ser el descenso del nivel de estrógenos (las hormonas sexuales femeninas). Cuando una mujer se acerca a la menopausia, produce menos estrógenos de lo habitual. Estas hormonas tienen un efecto protector del cartílago y, al reducirse sus niveles, algunas mujeres empiezan a notar las primeras molestias articulares.
¿Podemos prevenir los problemas articulares?
Para prevenir los problemas articulares se recomienda evitar el aumento de peso y hacer ejercicios, pues se sabe que el sobrepeso es un factor que acelera la aparición de los problemas articulares. Cuanto más peso soportan las articulaciones, más se desgasta el cartílago y termina dañándose, provocando las molestias articulares. Sin embargo, durante la menopausia, debido a los cambios metabólicos, la mujer tiende a ganar peso, con lo que resulta difícil prevenir la aparición de las molestias articulares. Se estima que la mujer gana de media en torno a los 5 kilos de más durante la menopausia. Poder distinguir las causas de los problemas articulares puede ser de ayuda a la hora de elaborar un tratamiento individualizado, que se adapte a las características del paciente. Existen factores que junto con la menopausia, pueden aumentar el riesgo de padecer una artrosis grave: la falta de ejercicio, el sobrepeso, y la predisposición genética entre otros.
Prevenir la aparición de estas molestias evitando el sobrepeso y cuidando especialmente la salud de las articulaciones es el principal consejo tanto de ginecólogos como de médicos generales. Para ello, a menudo basta con realizar ejercicio moderado a diario y hacer pequeños cambios en la dieta para poder evitar el aumento de peso. También puede seguir estos consejos:

  • En primer término, y ante estos síntomas, la mujer deberá concurrir a su médico clínico. Un diagnóstico temprano, asegurará una buena evolución.
  • Mantenerse en forma y activa. Hay múltiples ejercicios diseñados para ayudar a mantener las articulaciones fuertes y flexibles.
  • La educación, juega un rol muy importante para el manejo de la enfermedad y del dolor, manténgase informada.
  • Manteniendo el peso saludable, no solo reduce el riesgo de desarrollar artrosis en primer lugar, sino que puede disminuir la progresión de la enfermedad.
  • Proteja sus articulaciones evitando esfuerzos repetidos.
  • Los tratamientos específicos varían de acuerdo a diagnósticos específicos, por ello consulte siempre a su médico clínico, no se automedique.
Dr. Edgar Torres, traumatólogo, Hospital A. Serra.

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA


COMPARTIR
Artículo anteriorCampaña solidaria “PINTA LA ESCUELA 6”
Artículo siguienteUn accidente que conmovió a San Antonio Oeste