EDERSA nuevamente controló por robos de energía y aplicó fuertes multas

colgados



Edersa continúa descubriendo robos de energía en comercios y viviendas, despejó cientos de peligros de seguridad pública y aplicó fuertes multas a los usuarios que encontró perpetrando delitos contra las instalaciones eléctricas.


En algo más de 14 días, las cuadrillas de la empresa revisaron más de 4.000 instalaciones domiciliarias, comerciales e industriales principalmente en diferentes puntos de Roca.

El “barrido” que realiza la empresa ya pasó en los últimos 5 meses por Las Grutas, SAO y Viedma, Valcheta y General Conesa en la zona Atlántica; y Catriel, Allen, Cinco Saltos, General Roca, Villa Regina y Choele Choel en el Valle rionegrino.

“Hacemos un ‘barrido’ general en todas las ciudades en busca de conexiones directas, pilares alterados, medidores “volcados” y diferentes situaciones que pongan en peligro tanto a las personas como al servicio», explicó Juan Pablo Aravena, jefe del Departamento de Gestión de Pérdida No Técnica y Sucursales de Edersa.

En en un puñado de semanas Edersa inspeccionó miles de pilares “hallamos muchos casos de hurto o fraude. Alteraron los medidores o se conectaron directamente a la red, lo que genera un enorme riesgo en la seguridad y acarrea deficiencias en el servicio, que obviamente afecta a los vecinos que están legales y abonan regularmente por su servicio”, agregó Aravena.

El plan de “Seguridad Eléctrica, Hurto y Fraude” que lleva adelante la distribuidora en toda la provincia tiene dos objetivos fundamentales: solucionar potenciales peligros en materia de seguridad pública y detectar hurtos o fraudes de energía.

¿Qué ocurre cuando Edersa descubre un delito sobre sus instalaciones? 

Se realiza un acta con autoridad competente en el lugar, se informa al usuario y se le procede a retirar del pilar eléctrico tanto la acometida como el medidor. Luego, se inicia el análisis y cálculo de la facturación, multa -que puede llegar a calcularse hasta cuatro años atrás- y se procede a comienzo de las acciones legales.

“Descubrimos una agencia de quiniela que concretaba el delito hacía más de dos años. Al propietario le cabe una factura con multa por un monto cercano a los 530.000 pesos. El otro robo importante que hallamos se producía en un lavadero de auto, donde habían adulterado las instalaciones. El dueño de ese comercio deberá cancelar una factura de más de 300.000 pesos para volver a tener el medidor”, profundizó Aravena.

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA



Artículo anteriorAbrió la inscripción a las Becas Progresar: ¿Hasta cuándo me puedo anotar?
Artículo siguienteSeñalan situación similar a «Lago Escondido» por un camino a un balneario entre SAO y Las Grutas