Editorial: de manual

sao



La gobernadora Arabela Carreras regresó de Israel e inmediatamente se reunió con Aguiar, para comenzar una nueva ronda de reuniones en paritarias, será el mismo día que se realice el Congreso de UnTER quienes, con sus paros, lograron encolumnar a casi el ciento por ciento de los docentes.

Justamente, el gobierno esperaba una adhesión que no supere el 80% con la decisión de descontar los días no trabajados. No fue así, el sindicato logró el apoyo necesario e igual sucederá esta semana, además el día jueves cobrarán con un 5% de descuento de sus haberes. Esa acción por parte de la patronal, es la que más enojó.

UNTER por su parte pidió la renuncia de la cúpula del ministerio, tampoco va a suceder. JSRN no entrega a sus funcionarios, en definitiva, ningún líder deja que le “corran el escritorio”, no lo hará Carreras.

Así de trabada está la cosa, como era de suponer, ATE hizo algunos relinchos, por eso lo convocan y allí está un camino que desde hace algunos años el ejecutivo encuentra el resquicio para poder pactar.

ASSPUR es otro dolor de cabeza para la administración “juntista”. Crecieron los reclamos, se sumaron más hospitales y hospitalarios e incluso muchos no afiliados, a pesar de no tener aún el reconocimiento gremial, la asociación proclama ese crecimiento.

El personal de Salud, junto a los docentes, esta semana preparan a la par un nuevo período de lucha.

No son días fáciles para la administración de la gobernadora, trabajan en la ingeniería de números desde el Ministerio de Economía para ceder más porcentajes en paritarias. En la semana estarán haciendo bastantes cálculos.

Quien sí dejó en paz social, sin mayores problemas, es la municipalidad de San Antonio. Cerró hasta octubre, con un porcentaje interesante, un 48% en escalas de 10% cada mes, por encima de lo que estipulan las mediciones inflacionarias habituales.

Bien negociado por ambos, tanto por el ejecutivo, como por los sindicatos. Si la caja da lo suficiente o no, no es problema de los gremios, sino del gobierno, que ha aumentado considerablemente la planta laboral.

Está en la administración de la economía interna de la municipalidad, lograr un equilibrio, el cual el secretario Hermo, hace manejo de las partidas, de un lado a otro, para lograr la ponderación mencionada.

Pero para ello necesita que cada cambio, sea aprobado por el Concejo Deliberante, hoy no tiene mayor problema, están los votos. El tándem JSRN – Frente Renovador le provee la mayoría necesaria al gobierno municipal.

Desde la legislatura comunal trabajan con la política de manual, nada diferente, nada innovador, nada de transformaciones. En definitiva, al inicio de la gestión mencionaban que iban a ser distintos, incluso al anterior cuerpo colegiado. Se quedaron cortos.

Nada nuevo ocurre, la política siempre es la misma, permanecer es la consigna, bajo el ala del estado, por eso vemos alineaciones, votaciones y acercamientos al oficialismo. Se dejan las convicciones por la retribución.

JSRN aglutina a quien puede y a quien quiere cruzar el camino. Los recibe sin problemas, no importa el curriculum. La idea es sumar todo lo que se pueda para el 2023.

En frente, el PRO terminó de conformarse ayer junto al ARI y radicales que no comulgan con la decisión de la convención, serán opción llevando a Tortoriello, que la semana pasada en Bariloche, logró el apoyo de la cúpula nacional para ser candidato a la gobernación.

Solo resta definir que hará el Frente de Todos y la Unión Cívica Radical, que aún siguen enmarañados en sus indecisiones.

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA



Artículo anteriorLa primera transacción comercial en San Antonio Oeste fue la compra de un terreno
Artículo siguienteReconversión de luminarias “es un proceso continuo para los tres centros urbanos” dijo Casadei