El gran incendio de noviembre de 1943 que devastó los talleres ferroviarios

sao



HISTORIAS SANANTONIENSES. En el comienzo de la década del 40, el letargo que produjo la paralización del puerto fue en gran parte compensado por la actividad laboral que absorbía y aportaba la Superintendencia del Ferrocarril del Estado, con sede en San Antonio Oeste.

Los Talleres del Ferrocarril, emplazados a orillas de la caleta, con sus distintas secciones (Vías y Obras, Comunicaciones, Tráfico, Almacenes, Control y otras) mantenían un apreciable núcleo de agentes de jerarquía que aportaban prestigio y movilizaban las actividades económicas y sociales.

“El pueblo venía hostigado por la mala suerte” relataba Izco por la cantidad de suscesos previos, lamentablemente el sábado 6 noviembre de 1943, a las 14 horas, un incendio de enorme magnitud arrasaba y terminaba destruyendo prácticamente la totalidad de los históricos talleres.

El siniestro colmó de angustia e inquietud a toda la población, ya que representó una verdadera amenaza a la fuente laboral más importante de esos días.

Casualidad oportuna, ese mismo día viajaba desde Buenos Aires y arribaba a San Antonio Oeste Bernardo Aimar, designado por el nuevo gobierno de facto, flamante jefe de los Talleres del Ferrocarril que de repente se habían vuelto cenizas.

inn

Aimar, según relata Héctor Izco (*), expeditivo, tomó ciertas medidas para superar el inconveniente. Trasladó las máquinas y las herramientas recuperables a los galpones del kilómetro 0 y gestionó rápidamente los encargos más urgentes de elementos y herramientas para reiniciar cuanto antes alguna de las actividades paralizadas.  Lo único que se salvó del siniestro fue la fundición.

René Henry Lefebvre por su parte escribió (**) “En el año 1943, un grave acontecimiento había amenazado la vida misma del pueblo, por sus posibles trágicas consecuencias sobre la población laboriosa. Precisamente en víspera de la llegada del nuevo jefe don Bernardo Aymar, se quemaron íntegramente los Talleres del Ferrocarril, ubicados entonces a lo largo de la caleta, entre los galpones de almacén y la barraca de Lahusen. El nuevo jefe, sobre las brasas humeantes se abocó de inmediato y de lleno a reconstruir los Talleres y asegurar servicios de emergencia, para la atención imprescindible del material rodante en servicio”.

En 1947, los Talleres del Ferrocarril fueron reacondicionados y vueltos a inaugurar en el kilómetro 0, donde hoy se encuentra Co.M.S.A.L.

(*) San Antonio Oeste y el Mar – (**) “Mi querido Puerto San Antonio”

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA


Artículo anteriorPublicaron los protocolos para la feria de artesanos de Las Grutas
Artículo siguienteEclipse en Las Grutas, SAO y SAE: coordinan acciones que permitan alcanzar una experiencia única