Elementos de protección personal: ¿Qué tenés que saber sobre el uso del barbijo y guantes de látex?

uso


En el afán de protegerse del COVID-19 el uso de barbijos y guantes de látex se ha vuelto cotidiano en la sociedad. Desde el Ministerio de Salud se reitera por qué no es aconsejable el uso de estos elementos y quiénes pueden usarlos realmente.

Desde la cartera sanitaria se hace principal hincapié en que el barbijo y el guante de látex son elementos de protección que solo  deben usar el personal de salud que va a estar expuesto y en contacto con personas que presenten síntomas y las personas sintomáticas. La utilización fuera de estos casos puede ser contraproducente.

El uso de barbijo permite que una persona infectada o con síntomas se cubra la boca y la nariz, lo que ayuda a contener la propagación del virus. Sin embargo, si una persona no está enferma o no presenta síntomas, no debe utilizar este elemento.

No es recomendable el uso del barbijo en las personas que no tienen síntomas en la vida cotidiana, ya que su utilización en un largo periodo puede generar humedad transformando el barbijo en un caldo de cultivo para la generación de otras bacterias.

inn

En cuanto al guante de látex no es recomendable como elemento de protección o barrera y no está indicado para el uso cotidiano. Por un lado porque el virus del COVID-19 se deposita en superficies y al apoyar el guante en algún objeto contaminado y llevarse las manos a la cara estaría transmitiendo la enfermedad.

Por otra parte, un uso inadecuado y de larga duración hará que se genere humedad, éste se desgaste y se abra permitiendo que se filtren partículas y gérmenes.

Desde el sistema de salud se hace principal hincapié y se recomienda como medida eficaz para la prevención el lavado de manos con agua y jabón.

Internos de diferentes Penales harán sábanas y toallas para los hospitales de sus ciudades

En el marco del COVID?19, internos e internas de distintos Establecimientos Penales de Río Negro realizan una importante acción solidaria confeccionando sábanas, toallas y camisolines que serán donados a los hospitales de sus respectivas localidades.

La iniciativa surgió de algunos internos y familiares de éstos respecto a colaborar con quienes están realizando los mayores trabajos de prevención del virus. En ese sentido, se indicó que la ayuda podía provenir a través de la confección de estos elementos de gran utilidad para el funcionamiento del hospital.

Fue así que se articuló un trabajo entre el Instituto de Asistencia a Presos y Liberados (IAPL) y el Servicio Penitenciario Provincial, dependientes del Ministerio de Seguridad y Justicia para que los internos e internas puedan llevar adelante dicho trabajo.

Desde el IAPL se proveyó de insumos y máquinas de coser a los Penales de Viedma, San Carlos de Bariloche, Cipolletti y General Roca, los cuales se encuentran en plena producción de los distintos elementos.

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA


Artículo anteriorVolverán los abrazos
Artículo siguienteEditorial: 20 días