Entrevista a Micaela Buteler: “En boca cerrada y nariz cubierta no entra virus”



Estamos encerrados, pero eventualmente salimos, lo menos posible claro, pero eventualmente, abrimos la puerta de nuestra casa y tomamos contacto con el mundo exterior. O porque tenemos que hacer alguna compra, o realizar un trámite o ir a trabajar en algunos casos. Pero siempre, en cada ocasión, deben tomarse algunas medidas precautorias para disminuir al mínimo el riesgo de contagio, y es ahí donde los barbijos cobran protagonismo. Charlamos con la investigadora adjunta del Instituto de Investigaciones en Biodiversidad y Medioambiente (INIBIOMA, CONICET-UNComa) de Bariloche, Micaela Buteler, que junto a la Dra. Agustina di Virgilio y a la becaria posdoctoral Florencia Tiribelli, elaboraron un informe para el Ministerio de Gobierno de la Provincia de Río Negro respecto al uso de barbijos caseros.

¿Por qué es recomendable el uso de barbijos caseros?

La razón por la que se recomienda el uso de barbijos es porque este virus se transmite por microgotas o aerosoles que salen de la boca o de la nariz de la persona cuando hablan, estornudan o tosen. Esas gotas pueden caer en determinadas superficies y si alguien toca esas superficies, podría infectarse. O quizás esas microgotas o aerosoles pueden permanecer en el aire y también infectar a otra persona. No está tan claro cuál es la principal vía de contagio, pero los barbijos prevendrían la dispersión de estas gotitas en el ambiente.

inn

Pero no todos los barbijos son iguales

Hay estudios que han comparado la eficacia de diferentes tipos de barbijos como los barbijos quirúrgicos frente a los caseros y se vio que una doble capa de tela de algodón filtra un gran porcentaje de partículas. Por lo cual dada la escasez de barbijos quirúrgicos que hay en el mundo en esta pandemia, tiene sentido recomendar estos barbijos caseros, siempre y cuando no nos olvidemos, aún con nuestro barbijo casero puesto, que de todas formas debemos mantener cierta distancia con otras personas cuando nos encontramos en la vía pública o entramos en algún negocio y también lavarnos las manos frecuentemente por si tocamos una superficie contaminada.

¿Cuál es tu percepción sobre la adopción de esta medida por parte de la comunidad?

En Río Negro el uso de barbijos es obligatorio y las veces que salí a la calle, observé, por lo menos por donde yo me muevo, que todos lo usan. La gente adoptó la medida. Sin embargo, a veces observo que algunas personas los tienen puestos mientras manejan su auto o mientras caminan por la calle solos en el medio de la nada. Esto no sería necesario. Creo que vale la pena entender que al barbijo hay que usarlo cuando uno va a estar relativamente cerca de otras personas: si la calle está muy concurrida o en un negocio, por ejemplo. Estos barbijos tienen una duración de aproximadamente una hora y media. Es decir, cuando se humedecen pierden efectividad. Quiero destacar también, que si cumplimos con las medidas de prevención: lavarse frecuentemente las manos, mantener una distancia de dos metros entre personas y usar el barbijo, la tasa de contagio será mucho más baja. ¿Si eso se podrá lograr? Espero que podamos ser conscientes cada vez que salimos de tener en cuenta estas prioridades y de esa manera evitar contagiarnos y contagiar a otras personas.

¿Existe una forma adecuada de usar los barbijos?

Para el uso correcto de los tapabocas, lo importante es que cubran bien la nariz y hasta el mentón y se ajusten bien. Manipularlo de las tiras y con las manos limpias. Cuando nos lo quitamos hay que lavarla con jabón y lavarnos las manos por si estaba contaminada. No usarla mucho tiempo sino solo cuando vamos de compras o entramos a algún lugar cerrado.

Por Alejandro Cannizzaro y Diego Nuñez de la Rosa – CENPAT

cara

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA


Artículo anteriorJuan Dowbley quiere ser parte de los Juegos Panamericanos Juveniles y espera entrenar en la marea
Artículo siguienteAlerta por una nueva estafa telefónica: le sacaron más de 200 mil pesos a dos mujeres