“Es un gran deseo el regreso del tren que una Buenos Aires – Bariloche”

sao
- Daniel García. actual presidente de Tren Patagónico.



Esta semana se conoció la decisión de la empresa Tren Patagónico S.A. de iniciar, en unos 60 días, el servicio ferroviario entre Buenos Aires y Bariloche, pasando por Bahía Blanca, Viedma y obviamente por San Antonio Oeste.


Al mismo tiempo, esta posibilidad abre la puerta para enlazar la capital de los lagos del sur y Plaza Constitución, en la ciudad de Buenos Aires, con escala en la bahiense Estación Sud.

Dicha novedad seguramente eriza la piel de muchos nostálgicos ferroviarios que vieron, unos 30 años atrás, correr trenes de pasajeros entre ambas cabeceras, por ejemplo, el Expreso Arrayanes y Lagos del Sur o cargueros como El Zapalero.

Ahora, la ilusión fue nuevamente encendida, esta vez por Daniel García, presidente de la empresa ferroviaria estatal de Río Negro (foto arriba).

En el programa Vías Argentinas, que se emite por Radio Nacional Bahía Blanca, el directivo dijo que es muy grande el deseo de convertir en realidad un proyecto que vincularía también el puerto local con el de San Antonio Este.

“Estamos muy ilusionados y la idea es que, en 60 días más, podamos estar transportando pasajeros y cargas entre Bahía Blanca y Viedma, pasando por Carmen de Patagones y llegando incluso a Bariloche”, sostuvo en declaraciones que reprodujo el sitio especializado Argenports.com

Ahora sólo resta esperar que no se trate de una promesa política más, como por ejemplo aquella lanzado el 9 de agosto de 2019, cuando dos días antes de las elecciones PASO una formación de Tren Patagónico llegó a la ciudad de Patagones, en medio de grandes  anuncios, y luego nunca más regresó.

Ya el año pasado se insistió en la idea de lograr un objetivo de mínima consistente en enlazar, mediante trasbordos, dos trenes de pasajeros en funcionamiento, por un lado el que recorre los 640 kilómetros de vías que hay entre Bahía Blanca y Plaza Constitución y, por el otro, el Tren Patagónico que hace los 827 kilómetros entre Viedma y Bariloche.

La idea ahora no estaría muy alejada, aunque habría que ver quien está dispuesto a viajar casi dos días a bordo de un tren para ir de Buenos Aires a Bariloche, y viceversa.

Según García, la semana próxima va a quedar limpia la vía entre Patagones y Bahía Blanca.

“Tuvimos demoras por el mal tiempo, pero la semana pasada estábamos a menos de 80 kilómetros de Bahía. Después hay que hacer una supervisión general”.

“Estuve en Buenos Aires, en ADIF, trabajando en el convenio de uso de la vía y vamos a verificar los puentes, que están bien, pero que igualmente serán verificados, y a partir de allí tendremos el desarrollo de la carga”, agregó.

Retomando la idea del servicio entre Bahía Blanca y Viedma, el directivo dijo que se han reunido con empresas de Buenos Aires para trabajar hasta Bahía Blanca y, desde allí, hacia el norte, mover las cargas con el Belgrano Cargas o con Ferrosur.

Actualmente el cliente más importante de Tren Patagónico es Alcalis de la Patagonia, firma dedicada a la producción de carbonato de socio en la zona de San Antonio Oeste, una empresa que tiene bastante carga para llevar a Buenos Aires.

El intercambio de mercadería también podría incluir sal, cereal y otros productos provenientes de una amplia región.

“También estuvimos en SOFSE por el tren de pasajeros y esperamos que en los próximos 30/60 días se pueda hacer el primer servicio de pasajeros para unir el ramal completo entre Buenos Aires y Bariloche”, puntualizó García.

Si bien no lo mencionó específicamente, pudo saberse que la idea apunta a realizar un servicio entre Plaza Constitución y Bariloche y otro regional entre Viedma y Bahía Blanca.

En cuanto al estado de las vías, si bien se encuentran en condiciones como para operar al menos tres formaciones diarias, esto dependerá de si se los trabajos de mantenimiento necesarios para este tipo de ramales, tarea indispensable que hoy brilla por su ausencia en muchos tramos de la red ferroviaria nacional.

Desde este diario consultamos sobre el tema a miembros de la Asociación Intermodal de América del Sur (AIMAS), cuyos miembros más antiguos vienen colaborando desde 2016 con Río Negro para fundamentar la recuperación del corredor Norte – Sur del país.

Incluso, desde que la entidad fuera fundada, en 2017, invirtió la mayor parte de su esfuerzo en ello y sus integrantes ven con atención la decisión de reconectar la Línea Sur con Bahía Blanca y la Red Ferroviaria Nacional.

Sin embargo, al mismo tiempo se preguntan si se han tomado en cuenta las recomendaciones técnicas realizadas para el relevamiento milimétrico que, además, contemple un presupuesto de mejora permanente desde días antes de la puesta en marcha.

“Las vías están mejor que muchas vías principales del país que hoy están en servicio, pero las opciones son dos: comenzarlas a utilizar hasta que aceleradamente comiencen a colapsar, o se plantea un adecuado proceso de sostén y mejora continua”.

“En cuanto a las cargas –agregaron–, los relevamientos coinciden en los elementos que desde 1961 se tomaron en cuenta para eliminar el ramal: El tramo San Antonio O – BB no tiene carga suficiente como para sostenerse a sí mismo en condiciones mínimas, pero como el marco conceptual que empuja la propuesta intermodal de AIMAS es la mirada completa, tanto de Territorio Económico como de Red (Fc + Puertos + Caminos), entonces sí serán más que sustentables los 550 kilómetros y servirán para sostener la conectividad de cargas a Bariloche y a los pasajeros locales”.

Con ese marco es que el Ente del corredor Bioceánico Norpatagónico se sumó desde 2016 a la propuesta intermodal y a la concreción del corredor Norte Sur.

“Las vías de Bahía Blanca a Bariloche solo cobrarán sentido como parte del conjunto mayor, especialmente en conjunto con Tucumán, Cañuelas y Zapala”, opinaron.

Desde AIMAS consideran necesario preestablecer una alianza con todos los operadores ferroviarios y, la más importante de las acciones: trabajar e integrarse con el sector portuario y del transporte automotor de cargas.

“Esa es la única forma en la que será viable, tal la informado formalmente AIMAS, y tal lo ratifican los trabajos técnicos oportunamente realizados”, expresaron.

Una de las virtudes del tramo ferroviario Bahía Blanca – San Antonio Oeste – Bariloche, es que sus limitaciones técnicas en el arranque son consistentes con el ejercicio mínimo que podrá dar respuesta al público de pasajeros y de la economía, especialmente las pymes.

En tal sentido, un solo tren de carga semanal, solo podría ser de un operador grande de graneles que movilizaría vagones con pocas toneladas y no más de 20 unidades por semana.

En cambio, un tren mixto, diario, entre Bahía Blanca y Bariloche, aseguraría 35 vagones semanales con carga pyme, general, encomiendas, convenios con firmas logísticas y de comisionistas locales, etc.

Todo esto generará un giro contable suficiente para sostener los cuidados, buenas artes y construir la confianza hacia los escalones, prontos y siguientes hacia el tráfico mayor

Ese tráfico mayor, según pudo constatar esta redacción, rondaría en los tres trenes diarios de carga, si es que se realiza lo antes posible el esfuerzo comercial imprescindible hacia el Norte, Vaca Muerta y el AMBA. (Fuente Adrián Luciani – Diario La Nueva)

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA



Artículo anteriorFiscalía de Viedma investiga el caso de abuso sexual contra un menor en SAO
Artículo siguienteLanzamiento de la temporada de Avistaje de Fauna Marina signada por el cobro de la Ecotasa