Fracturas de fémur en niños. Conceptos actuales y controversias.

femur


La mayoría de las fracturas del fémur en niños y adolescentes se asocian a trauma de alta energía (accidentes automovilísticos, etcétera) y por lo tanto es imperativo descartar lesiones asociadas en órganos vitales. Es importante recordar que en pacientes menores de dos años se debe descartar la posibilidad de abuso (hasta 40% de los casos son producidos por maltrato infantil en este grupo de edad). En la edad pre-escolar un movimiento torsional de baja energía con frecuencia resulta en una fractura espiroidea. La gran mayoría de las fracturas en niños tiene un buen pronóstico y consolidan sin dejar secuelas de importancia debido en buena parte a su capacidad de remodelación y a la rápida recuperación que tienen aún después de un periodo de inmovilización prolongado. No obstante, existe controversia en cuanto a cuál es el mejor método de tratamiento para estas lesiones.

Opciones de manejo.

Las fracturas de fémur en los niños sigue siendo un tema crucial para los especialistas en Ortopedia por los variados tipos de tratamiento utilizados según la edad del paciente, el peso corporal y las lesiones asociadas. Aunque actualmente existe una marcada tendencia al tratamiento quirúrgico en este tipo de fracturas, incluso en edades tempranas como los 3 y 4 años de edad, para disminuir las afectaciones psicosociales y económicas del paciente y sus familiares, sigue prevaleciendo el tratamiento conservador sobre el operatorio.

Tratamiento enyesado.

El principal requisito es el alineamiento. Los fragmentos no deben sufrir groseros cambios de angulación, ni de rotación. Pequeñas angulaciones, en cambio, son compatibles a menudo, con un resultado final perfecto. En la mayoría de los casos, se obtienen excelentes resultados mediante tracción o reducción cerrada y un yeso pelvipedio.

Tratamiento quirúrgico.

Las indicaciones clásicas del tratamiento quirúrgico son el paciente con politrauma, lesión de partes blandas, fracturas múltiples del mismo miembro, lesión vascular, fractura patológica, o fractura aislada en la que no se consigue la reducción o estabilización de manera ortopédica. Cada una de las diferentes modalidades de tratamiento quirúrgico tiene sus ventajas e inconvenientes. En la actualidad no existe un método que pueda aplicarse a la totalidad de los diferentes tipos de fractura. La opción terapéutica elegida deberá basarse en el estado general del paciente, características de la fractura, diámetro de la cavidad medular y peso del niño. Nunca debemos olvidar la asociación de estas fracturas con el maltrato infantil.

Dr. Edgar Torres, traumatólogo, Hospital A. Serra.

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA


Artículo anteriorIntegrantes de la Comisión de Seguimiento de las Concesiones rechazan las declaraciones de Esquivel
Artículo siguienteRealizaron Taller de Apnea en el natatorio municipal de San Antonio Oeste