Indignación e impotencia


El domingo 22 de abril, Tina y Teresita Chandía mejoraron el jardín de la Biblioteca Cincuentenario, para ello desmalezaron y plantaron una variedad de plantas. 
No pasó un mes y, hoy encontramos que sustrajeron uno de los nuevos ejemplares. Todavía no salimos del asombro y de la indignación que provoca este hecho. 
Hechos que atentan contra un institución, no sólo por el valor económico porque estas plantas fueron una donación de quienes las plantaron, sino contra toda la comunidad.
Sabemos que se observan situaciones de vandalismo en distintos lugares, pero “ROBAR” una planta de un lugar público, de circulación continua, no tiene explicación.
Si alguien puede “ROBAR” una planta del espacio público de una Biblioteca, seguramente sus valores de solidaridad y cooperación no existen.
Duelen estas experiencias y, esperamos que quien o quienes realizaron este “ROBO” reflexionen que ROBARON de un espacio que es de todos.
 
Comisión Directiva y Personal Biblioteca Popular Municipal Cincuentenario.   

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA


COMPARTIR
Artículo anteriorCaptura de langostinos: Capitanes y Pilotos de Pesca en estado de alerta 
Artículo siguienteUna variada granja educativa, muy cerca de San Antonio y Las Grutas