La Gastronomía se luce en el invierno de Río Negro

0

El frío trae consigo la oportunidad inigualable de disfrutar comidas típicas de estación mientras se aprecian los diferentes paisajes en cada punto de la provincia. La cocina es una disciplina que se destaca en todo Río Negro debido a las comidas regionales, realizadas con productos frescos y materias primas locales.

Multiplicidad de sabores

Si de gastronomía se trata, San Carlos de Bariloche es una de las ciudades referentes en la provincia. Allí los inmigrantes que llegaron desde diversos lugares del mundo dejaron sus huellas marcadas en platos típicos como el goulash con spaetzle u otra guarnición, que luego fueron apropiados por los residentes del lugar.

En la montaña, por otra parte, se hizo muy fuerte entre los amantes de lo salado la fondue de queso. Para los más dulceros la versión de chocolate es ideal en los días más fríos. Además, en la zona andina se encuentran las emblemáticas cervecerías artesanales cuyas bebidas no pueden dejar de ser acompañadas por picadas de productos regionales con ahumados y otras delicatesen.

Chocolate para el alma

Uno de los preferidos y más elegidos en los refugios de montaña y confiterías es el espeso chocolate caliente. Esta bebida, ideal para combatir el frío, es uno de esos productos que quedan en la memoria de todos los que han visitado Bariloche: simplemente inolvidable.

Allí tampoco se puede dejar pasar la oportunidad de asistir a la innumerable cantidad de chocolaterías que ofrecen permanentemente la degustación de sus productos a los turistas. Los más románticos pueden combinarlos con amaderados vinos del valle rionegrino, generando una sensación inolvidable para el paladar.

Opciones para todos los gustos

Los amantes del mar y el viento frío en el rostro no pueden perderse de disfrutar de la cocina del Puerto de San Antonio y los restaurantes de Las Grutas, donde sobresalen las cazuelas de mariscos y las abundantes paellas patagónicas.

En la región sur de la provincia es imposible dejar de probar los platos realizados a base de cordero patagónico, la estrella de la región. Puede ser un ragú de cordero o una cazuela de oveja los que deleiten a los comensales.

Las frutas son las grandes protagonistas en el Bolsón y el Alto Valle provincial donde se pueden disfrutar destilados de las mismas así como también de grandes desayunos con jugos, pan casero y dulces regionales.

En el Valle Inferior, por otra parte, se destacan las panaderías y pastelerías cuyos productos son elaborados con frutos secos de la zona. Los restaurantes locales ofrecen platos que se identifican con las corrientes migratorias italianas y españolas. Entre estos se encuentra el cerdo regional elaborado con una gran calidad culinaria. 

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA