LENGUAJE INCLUSIVO (carta de lectores

lectores

Mucho se habla y se escribe sobre el “lenguaje inclusivo”. Quienes están a favor tienen sus razones al igual que quienes están en contra. Por mi parte diré que si hay algo que no se puede censurar, es el pensamiento y el habla de las personas. Lo que  me moviliza a emitir opinión sobre el tema es en comentario repetido: “si hablás inglés nadie dice nada, pero usás el lenguaje inclusivo y te tiran con el diccionario de la RAE por la cabeza”.

En primer lugar: vale la pena aclarar que el inglés es un idioma con historia, como el castellano,  hablado en más de 12 países y usado en el mundo, casi como un idioma universal. Tan necesario que hasta los instructivos de cualquier aparato importado lo trae impreso. En cambio el llamado “lenguaje inclusivo” es un invento de algunos habitantes de nuestro país que creen que con el castellano no se ven incluidos. En este sentido habría que preguntarse: no será que en realidad viene a ser “exclusivo” para una minoría?

Sobre la historia del castellano y su evolución, como lengua viva, los invito a leer unas pocas páginas del “Libro de Buen Amor” del Arcipreste de Hita (S. XVI), editado en castellano antiguo para poder interpretar luego a Octavio Paz, en su texto “Nuestra Lengua”. El autor mejicano dice, entre otras cosas: “El idioma vive en perpetuo cambio y movimiento. Tal vez sea oportuno señalar, que precisamente la inmensa capacidad de cambio que posee el lenguaje humano le dé un lugar único en los sistemas de comunicación del universo, desde los de las células a los átomos y los astros (…) esos sistemas son circuitos cerrados. Cada sistema obedece a un programa fijo y sin variaciones (…) Todos los sistemas conocen mutaciones, su función, justamente, en la mayoría de los casos, consiste en causarlas o producirlas, pero esos cambios son parte del sistema. Ocurre lo contrario con el lenguaje humano: su proceso es imprevisible y no está fijado de antemano; es una diaria invención, el resultado de una continua adaptación a las circunstancias.”

inn

En segundo lugar y para comprender aún más sobre las variaciones del lenguaje, también podríamos leer páginas del texto de Margarite Feitlowitz “A Lexicón of Terror (1998), para comprender cómo se resignifican los códigos lingüísticos para reflejar ese “clima de época”. La autora investigó el uso de determinadas palabras en época de dictadura militar en Argentina. En este sentido es importante analizar el texto, en el contexto.

En tercer lugar, he puesto de ejemplo cómo se excluye a las mujeres en un grupo de 13 personas en el cual los 3 hombres que lo integran no interactúan nunca, por lo cual sería un despropósito hablarle al grupo diciendo por ejemplo: “Todos estamos de acuerdo…”. En este caso soy feminista y excluyo a los hombres que no responden (durante años)… Uso el lenguaje de acuerdo a la circunstancias y al contexto. Soy libre y creativa…

En cuarto lugar, todos debemos saber que la RAE incorporó en los últimos años una cantidad de palabras que se pronunciaban “erróneamente”, como ser: alverja, otubre, toballa, etc.,etc.; aunque setiembre y almóndiga eran formas antiguas, se considera como manera culta, decir albóndiga y septiembre.

Por último veremos si la RAE considera como válido con el correr del tiempo el neutro del “todes”. En cuanto al uso de la “x” les preguntaría a los impulsores de su aplicación, cómo se pronuncia esa consonante en un lugar donde corresponde una vocal?

Para finalizar, me preocupa sobremanera que haya legisladores pensando en formular un proyecto para implementar el lenguaje inclusivo, en lugares donde se usa el lenguaje formal, por ejemplo en las instituciones públicas y/o en las escuelas, en lugar de preocuparse por la mayoría de los niños que apenas aprenden a escribir en 12 años de escolarización. Ni qué hablar de la lectura y la interpretación de textos. Creo que se subestima la inteligencia de los niños y jóvenes en tanto no se propone la enseñanza/aprendizaje del LENGUAJE SEÑAS o el código BRAILLE, vigente desde el S.XIX, que incluiría a muchas personas con dificultades de comunicación. Estoy segura que la mayoría de los ciudadanos aceptaríamos como se suma importancia un proyecto como éste.

AÍDA IRMA VERBEKE

LAS GRUTAS


Todas la cartas, escritos u opiniones vertidas por terceros y/o lectores en el diario digital InformativoHoy no pertenecen a la línea editorial del medio de comunicación. Es mera responsabilidad de quienes la firman. Las mismas se plasman sin cortar, ni corregir.

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA


Artículo anteriorSpósito presenta proyecto de ley para la creación del programa nacional de alimentos argentinos
Artículo siguienteSAO: continúa el conflicto gremial entre Empleados de Comercio y una distribuidora