Lesiones en la práctica del esquí



El inicio de la temporada de esquí ya está aquí y siempre es conveniente recordar las lesiones que se pueden padecer al practicar deportes de invierno y cómo podemos evitarlas. Desgraciadamente, el esquí alpino y el snowboarding son deportes con un alto riesgo de lesiones debido a las colisiones y caídas que resultan en lesiones traumáticas. Aunque por estadística las lesiones más frecuentes son los golpes y contusiones, existen una serie de lesiones características en la rodilla, el hombro y la mano.

¿Cuáles son las lesiones más frecuentes?

En la rodilla, las lesiones que más frecuentemente se producen son las del ligamento cruzado anterior (LCA), del ligamento lateral interno (LLI) y de meniscos. En el hombro las lesiones más frecuentes son las luxaciones. En esta lesión se rompen los elementos estabilizadores y “el hueso sale del lugar”. En la mano, la lesión más típica es la llamada “pulgar del esquiador”. Se produce por caídas en las que el dedo pulgar sufre un movimiento lateral brusco al quedarse enganchado con el bastón, y consiste en una ruptura del ligamento interno que estabiliza la articulación del metacarpiano con la primera falange. Los traumatismos craneoencefálicos no son lo normal en el esquí a pesar que las caídas son la regla.¿Cuáles son las causas más frecuentes?

  • Falta de preparación física.

  • Cansancio. La mayoría de las lesiones se producen en las fases de cansancio, porque nuestra atención disminuye.

  • Indumentaria o material incorrecto.

  • Mala calidad de la nieve. La calidad de la nieve puede variar en poco espacio de tiempo, especialmente al final de la temporada.

  • Falta de hidratación e ingesta inadecuada. Cuando se realiza ejercicio intenso a bajas temperaturas se pueden producir grandes pérdidas de líquidos sin tener sensación de sed. En esta situación es importante el aporte de líquidos antes, durante y después del ejercicio. Esto contribuye a retrasar la fatiga y mejora el rendimiento.

Recordar finalmente que una técnica adecuada y el conocimiento real de las propias posibilidades en una situación concreta evitarán gran número de lesiones.

Dr. Edgar Torres, traumatólogo, Hospital A. Serra.

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA

COMPARTIR
Artículo anteriorPiden colaboración para ubicar el paradero de una adolescente que desapareció en Viedma
Artículo siguienteConvenio Municipio – CET19: los alumnos podrán realizar prácticas profesionalizantes