¡Un horno! a 40° llegó la temperatura a San Antonio Oeste, Las Grutas y El Puerto

mar


La temperatura máxima de este miércoles en el ejido sanantoniense, a las 18,30 horas, alcanzó los 40,2° grados centígrados en la jornada más calurosa desde el inicio de la temporada, según establecía oficialmente el Servicio Meteorológico Nacional a esa hora.

Muchos pudieron disfrutar de la playa, pero en los sitios laborales, que no poseían aire acondicionado, fue para varios una tortura.

También durante las ultimas dos madrugadas mucho calor para poder conciliar el sueño.

Mucha gente durante la noche muy tarde seguía en la costa, porque incluso a las 21 horas de esta noche el termómetro trepaba hasta los 36° ¡realmente un horno!

Este viernes se prevé que los valores sean menores, aunque las altas temperaturas seguirán implacable hasta el martes próximo.

RÉCORD NACIONAL

Establecido por el servicio Meteorológico Nacional, San Antonio Oeste, Las Grutas y El Puerto registró ayer la temperatura máxima alcanzada en el país, con casi 39,2 grados centígrados (a las 18 horas ) alcanzando el récord.

Según los parámetros climáticos, el valor se encuentra dentro del rango de temperaturas máximas y fue el día más caluroso desde el inicio del año, beneficioso para los turistas que buscaban mar y sol.

Hasta el momento no alcanzaron los valores máximos desde el 2007. Un 7 de enero de ese año la temperatura alcanzó a las 16 horas con 42,7°, hasta el momento el valor máximo registrado desde principios del siglo.

El 16 de febrero del año pasado la temperatura también trepó a 39,6° a las 17 horas.

Piden cuidado por el golpe de calor

En épocas de temperaturas muy elevadas, el Ministerio de Salud de Río Negro recuerda la importancia de adoptar ciertas medidas para evitar los golpes de calor.

De este modo, se recomienda evitar las bebidas alcohólicas o muy azucaradas y exponerse al sol entre las 10 y las 16; ingerir frutas y verduras y evitar comidas muy abundantes; tomar abundante agua durante todo el día; reducir la actividad física; protegerse del sol usando un gorro o una sombrilla y permanecer en espacios ventilados.

En el caso de los bebés, el consejo es darles el pecho con mayor frecuencia, mojarles el cuerpo, y si tienen más de seis meses, darles agua fresca apta para el consumo. Para lo más chicos es ideal no esperar que pidan agua sino ofrecerles continuamente líquidos, especialmente jugos naturales; vestirlos con ropa holgada, liviana, de algodón y colores claros y proponerles juegos tranquilos para que no se agiten.

En caso de que aparezcan síntomas concurrir al médico; intentar bajar la temperatura del cuerpo con paños fríos o con un baño en agua fría; ingerir agua; permanecer en un lugar fresco y ventilado y no consumir medicamentos antifebriles.

Además de golpes de calor, la exposición al sol puede causar quemaduras en la piel, por esa razón se deben evitar las horas de mayor radiación y observar la sombra propia: si es corta o no se ve, significa que hay que resguardarse del sol. También hay que mantener a los niños menores de un año a la sombra y evitar exponer a bebés menores de seis meses, ni siquiera con protector solar; usar ropa clara, sombrero o gorra para proteger la piel y los ojos del sol y aplicar filtro solar siempre con un factor de protección alto y reponerlo cada dos horas.

Exponerse al sol durante mucho tiempo y hacer ejercicio en ambientes calurosos o con poca ventilación puede llevar a la pérdida de agua y sales esenciales del cuerpo que impide el buen funcionamiento del mismo. Así se produce lo que se conoce como golpe de calor, que se presenta con fiebre; sed intensa; sensación de calor sofocante; piel seca; mareos o desmayo; dolor de estómago; falta de apetito y náuseas; dolor de cabeza y desorientación. En los bebés, también puede observarse la piel irritada por la transpiración en el cuello, pecho, axilas, pliegues del codo y en la zona del pañal; irritabilidad y llanto.

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA


Artículo anteriorLas cámaras de San Antonio Oeste se suman a RN Emergencias
Artículo siguienteBuceo en Las Grutas, vivir sumergidos en la transparencia