Los escenarios politicos nacional y norpatagónico hoy (secuela de las elecciones 2021)

niñes



Los resultados finales de las elecciones legislativas del año pasado dejaron una imagen que quedó grabada a fuego en la mente de la dirigencia política nacional y norpatagónica, que domina las acciones (y declaraciones) de la mayoría de sus dirigentes.


PANORAMA NACIONAL

En la coalición de gobierno dan casi por descontado la derrota del año que viene. La ilusión reeleccionista del presidente Alberto Fernández se esfumó con la entrega del último escudero del ‘albertismo neonato’, Matías Kulfas -como prenda de rendición incondicional del presidente ante su vice- y los índices de imagen e intención de voto que, tal lo muestra el monitor de nuestra consultora, lo ubican por debajo del 27%, contra el 54% de la oposición.

El kirchnerismo residual ya planifica su repliegue hacia las provincias ‘amigas’ donde aún conservan aliados capaces de sostener la resistencia al neoliberalismo que viene marchando. La provincia de Buenos Aires, cuya retención a manos de Axel Kicillof podría ser sustentada por la candidatura senatorial de la actual vicepresidenta; Santa Cruz, donde el diputado Máximo Kirchner podría aterrizar para seguir extendiendo el poder del clan familiar al frente de esa gobernación, y ¿Río Negro?, ya llegaremos en un rato, calma.

Ante la alta posibilidad de triunfo de la oposición en la elección del año que viene, dado que con su 54% duplica la intención de voto del kirchnerismo y esto le aseguraría el triunfo en segunda vuelta, se avivaron las peleas entre los sectores opositores que buscan posicionar en punta a su líder.

En Junto por el Cambio la disputa entre las “tiernas palomitas socialistas” y los duros “halcones de la derecha” -Javier Milei dixit- es manifiesta, inocultable y lógica, si se quiere. Sabiendo que al expresidente Mauricio Macri no le estarían dando hoy los números para asegurar el triunfo de ese sector en primera vuelta -tiene menos del 20% y con una imagen negativa superior al 70%-, las palomas se envalentonan con Horacio Rodríguez Larreta cuya imagen positiva supera a la negativa; y los Halcones con Patricia Bullrich que también muestra diferencial positivo en su imagen.

El karma del “pelado” es el radical Facundo Manes que resucitó al radicalismo.

El karma de “la pato” es el Libertario Javier Milei que, pese sus desafortunadas últimas declaraciones sigue sosteniendo una interesante intención de voto cercana a la del expresidente Mauricio Macri, pero con una mayor imagen positiva (43%) y una menor imagen negativa (38%) que él;

Según como se resuelva la interna macrista veremos cómo se acomodan los melones en el carro. Si la gana Rodríguez Larreta la amenaza de fuga de votos podría ser por derecha hacia Javier Milei. Si se impone Patricia Bullrich la fuga de votos podría ser por izquierda hacia Facundo Manes.

Pero cualquiera sea el caso lo que vemos es que se estaría abriendo la posibilidad a un escenario electoral de tercios asimétricos, donde el actual oficialismo lleva las de perder.

PANORAMA RIONEGRINO

Un radicalismo sin diputados ni senadores nacionales, sin legisladores provinciales y sin intendentes al frente de las principales ciudades, para seguir sobreviviendo no tiene más remedio que encolumnarse detrás del PRO de Anibal Tortoriello o del oficialismo Juntos Somos Río Negro.

En esa ecuación JSRN es la opción más apetecible ya que sus 35% de intención de voto que sustenta ‘la marca verde’ son muchos más que el 20% que sustenta al ‘partido amarillo’, garantizando no solo la seguridad de acceder a varias bancas legislativas sino además a carteras del Poder Ejecutivo que el impulso de los amarillos no pueden ofrecer.

El kirchnerismo rionegrino es un hervidero donde el clan Soria ya cocinó a fuego lento todo lo que podía cocer, dejando fuera de la olla al peronismo nostálgico de 28 años de derrotas consecutivas. Allí la opción de fuego es mantener intacto el Fuerte General Roca para resistir otros 4 años más en la provincia y retener al menos una de las tres bancas de diputados nacionales que se pondrán en juego en 2023.

¿El camporismo doñatista y el massismo incipiente? Hoy no estarían clasificando ni para competir en la premier league provincial ni en la champions nacional. O se conforman con el ascenso de las municipales o se cambian la camiseta.

PANORAMA NEUQUINO

Con apenas el 35% de intención de voto a la marca MPN, el oficialismo provincial está hoy más amenazado que nunca por el envalentonado Juntos por el Cambio, cuya recomposición aliancista, que vuelve a juntar al CC-ARI de Carlos Eguia con la UCR-PRO de Cervi y Schleret, lo ubica muy cerca, rompiendo el techo del 30%.

Aún hay un cuarto del electorado neuquino sin definir su voto, expectante de como se resuelva la interna oficial por la continuidad o el cambio.

Pablo Gustavo Díaz (consultor en marketing político)

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA



Artículo anteriorEl gobierno rionegrino denunció los cortes de ruta en la Justicia Federal
Artículo siguienteOtorgan firmas digitales a los abogados de San Antonio Oeste