Rotary Club: San Matías: 5 de junio Día Mundial del Medio Ambiente




Desde hace varios años Rotary International y los Clubes que lo componen trabajamos bajo el lema “Preservemos el planeta Tierra”.

En 1983, la Naciones Unidas convocaron a la Comisión Mundial de Medio Ambiente y Desarrollo, para estudiar la influencia de los problemas medioambientales en el desarrollo económico y social. El informe de dicha Comisión, emitido en 1987, citaba  la definición del desarrollo sostenible: “satisfacer las necesidades de las generaciones presentes sin  comprometer las posibilidades de las del futuro”.

La incapacidad de la especie humana para vivir en armonía con el planeta, la gran interacción entre el hombre y el sistema natural, son los grandes problemas medioambientales de hoy. Hasta nuestros días, ninguna especie, excepto el hombre, ha conseguido modificar tan substancialmente, en tan poco tiempo, las características propias del planeta.

Entre los desequilibrios más importantes provocados por el estilo de vida que llevamos, por  nuestras ciudades, fábricas y automóviles, está la enorme acumulación de basura y el envenenamiento natural por las toneladas de residuos sólidos permanentes que se vierten. La agresión al ecosistema a través de la basura generada, también nos perjudica como parte del mismo ya que se contaminan aguas superficiales, subterráneas, la atmósfera y se facilita la reproducción de insectos indeseables que funcionan como vectores de enfermedades.

Existe una clara conciencia ahora, en los países considerados principales responsables de la contaminación a nivel mundial (EEUU, Alemania y otros países europeos), que más allá de la responsabilidad que cabe a gobiernos y empresas, es imprescindible, educar e incentivar a los vecinos para reducir la cantidad de basura y buscar, a la vez, nuevas formas para su tratamiento.

Aquí es importante aclarar los significados de algunos términos:

  1. Basura es toda aquella que colocamos en la bolsa sin clasificar.
  2. Desperdicio es basura que pudo y debió ser aprovechada, como una manzana de la que arrojamos la mitad sin comer.
  3. Desecho es basura que queda después de haber elegido lo mejor de una cosa referida a alimentos, la cáscara de una banana o la botella descartable de una bebida.
  4. Residuo es aquella porción de basura que nos queda luego de haber aprovechado al máximo y reiteradas veces la sustancia original. Por ejemplo, si con las partes que no consumimos de una manzana y azúcar preparamos una jalea, transformamos el desecho en alimento y nos queda un pequeño residuo que serán las “pepitas” de la manzana, que aun así podrían aprovecharse si las utilizamos como abono vegetal.

Reducir la producción de basura debe ser un compromiso personal y familiar. ¿Cómo? Por ejemplo, no aceptando bolsitas de plástico por cualquier pequeña cosa que compremos. Adquiriendo frutas y verduras sin empaquetar. Evitando envases de plástico, más aún si no son retornables. Eligiendo huevos en cajas de cartón y no en material sintético. Evitando los envoltorios de presentación, reutilizando cajas y bolsas que lleguen al hogar en todas las formas posibles. Empleando los desechos orgánicos para hacer compost. Nada de vasos, platos, cubiertos y servilletas desechables. Utilizando envases multiuso para la heladera en lugar de papel de aluminio o film de polietileno.

De muchas otras formas que se les ocurran, pero sobre todo imitando a los humildes, a aquellos que menos tienen: poca basura, nada de desperdicios ni desechos. Sólo residuos.

Extracto de Revistas Vida Rotaria – N°426 – N° 429

Nota: La basura que generamos- Claudio Cupo

“EL MUNDO SE SALVA SI CADA UNO HACE SU PARTE”

 

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA



Artículo anteriorTerror y violencia en San Antonio Oeste: banda de inadaptados destrozan casa de ancianos
Artículo siguienteRoban en la delegación de educación de SAO