San Antonio Oeste: lo primeros médicos que hicieron historia estaban ligados al ferrocarril

este



HISTORIAS SANANTONIENSES. La incipiente San Antonio Oeste de 1905 hasta 1910 tuvo sus primeros médicos: Anselmo Estrella y José Fassone.

“Los doctores de entonces” como solían decirles en otras décadas pasadas y posteriormente se fueron perdiendo en el tiempo, como homenaje algunas calles tienen el nombre de aquellos profesionales.

El primer médico en arribar al naciente San Antonio Oeste fueron Anselmo Estrella, que ejerció a partir de 1905 en ese momento la población alcanzaba 975 almas,

José Fassone, médico ferroviario que llegó alrededor de 1909, en los primeros meses de ‘la construcción’, y atendía en el consultorio de la enfermería del Ferrocarril, en ese año la población era de 1575 personas.

Justamente “la llegada del tren” trajo los primeros galenos que ejercieron en la zona, con la mayoría de los obreros ferroviarios.

No se registran mayores datos acerca del doctor Estrella, salvo que falleció el 13 de mayo de 1910. En cuanto al doctor Fassone, que ejercía en el consultorio del Ferrocarril habilitado en esos días, se sabe que en esa primera época atendió a ferroviarios y también a los del pueblo. Sin embargo, hacia 1913, afectado por una enfermedad, falleció rumbo a Buenos Aires.

Tiempo después también ejercieron en San Antonio Oeste el doctor Rogelio Cortizo, quien también actuó largos años en Ingeniero Jacobacci, y el doctor Bagnatti.

Más tarde llegaron los médicos ferroviarios Miguel Lembeye, que según cuentan ejerció la medicina “como un verdadero apostolado” entre 1919 y1929, Justino Ramos Mexía, Carlos María Mercader, desde 1925 a 1942, Manuel Cassano y Alfredo Candal, entre el 41 y el 51.

Entre muchos otros que llegaron a fines de los ‘50 los doctores Manuel Cassano, Ronchetti, Gallegos, Luis Pontillo; Mario Montano y Aníbal Serra Capdevila.  (Fuente Izco-Lefevre)

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA



Artículo anteriorCOVID-19: nuevas medidas consensuadas en Río Negro y Neuquén
Artículo siguienteEditorial: consenso social