Una paloma antártica a la vista, un área natural protegida, las migraciones y otra vez los vehículos

por aca


A través de una serie de decretos municipales iniciaron las flexibilizaciones en Las Grutas, San Antonio Oeste y Puerto del Este, con el objetivo de administrar las actividades recreativas individuales y familiares.

Con la notoria necesidad de tener actividades de esparcimiento y al aire libre, un importante número de personas con vehículos (motos, cuatriciclos, jeeps, autos 4×4) estuvieron recorriendo los médanos y orillas de la costa, retomando su vuelta al pueblo haciendo campo traviesa. En algunos casos buscaban un lugar alejado para mantener mayor distancia social, lo que conllevaba una mayor exploración de la zona.

Ante esto se debe recordar que está prohibida circulación con vehículos por la playa y médanos por encontrarnos dentro del Área Natural Protegida Bahía de San Antonio (ANPBSA). En esta época crítica, se siguen visualizando reducidas bandadas de aves migratorias descansando o alimentándose y perturbar ese momento, genera un gran impacto a la especie.

inn

El ANPBSA, fue creada por la Ley provincial de Río Negro N° 2670/1993. Con los objetivos de conservación, principalmente proteger y conservar los ambientes de qué dependen las localidades reproductivas, de descanso y alimentación de diversas aves, tanto residentes como migratorias. Proteger las especies faunísticas y organismos que descansen, se alimenten o reproduzcan en el área de la Bahía.

Por esto, el ANPBSA se encuentra respaldada por la Ley de Área Natural Protegida (ANP) N°2669 que prohíbe la circulación de todo tipo vehículos motorizados en las playas que, además, hace hincapié en el cumplimiento del plan de manejo del ANP y la normativa municipal con el N° 01/99 prohíbe la circulación de vehículos motorizados en las playas. La Ley de Costas N° 2951 prohíbe la circulación de vehículos motorizados en las costas de la provincia de Río Negro. Y la ley de fauna N° 2056, indica sobre el hostigamiento que la fauna silvestre recibe ante el impacto de un vehículo, el claro ejemplo al hacer volar las aves en descanso.

Para resguardo del cumplimento de las normativas, están los guarda faunas y guardas ambientales del ANPBSA. Pero, como toda área costera, padece múltiples amenazas que constantemente se tratan de mitigar: construcciones ilegales en la costa, contaminación de diversas fuentes y, sobre todo como principal, disturbios generados por vehículos todo-terreno, perros y personas que impactan fuertemente sobre la anidación, el descanso y la alimentación de las diversas especies. En estos momentos, y ante el actual contexto, es tarea de todos continuar preservando y cuidando el ANPBSA.

Foto gentileza (Paloma Antártica), Dra. Malala Arias CIMAS/ESCIMAR/CONICET

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA


Artículo anteriorIngresaron al municipio los recursos del ATN
Artículo siguienteCOVID-19: informe oficial extraordinario por tres fallecimientos en Río Negro