Universidad Nacional de Río Negro en riesgo: desfinanciación amenaza su existencia





El rector de la Universidad Nacional de Río Negro (UNRN) ha lanzado una advertencia contundente sobre el futuro de la institución educativa, declarando que se encuentra en riesgo inminente debido a la desfinanciación que enfrenta.


Según las declaraciones recogidas por el portal Argensur, el rector expresó su preocupación, destacando que la prórroga del presupuesto es una de las principales amenazas. Explicó que la ejecución real del presupuesto en 2023 fue de dos billones de pesos, mientras que el presupuesto asignado para el sistema educativo en 2022 fue de 770 mil millones de pesos. Ante esta desigualdad, advirtió que si no se resuelve la prórroga del presupuesto de manera adecuada, la universidad podría verse obligada a cerrar en tres meses para mantener sus operaciones actuales.

La situación se complica aún más para la UNRN al ser una universidad nueva que no posee todos sus edificios, dependiendo incluso de instalaciones alquiladas. Las posibles modificaciones a la ley de alquileres, que permitirían pactar en dólares, podrían exacerbar la crisis financiera, afectando significativamente los lugares donde la universidad lleva a cabo sus actividades.

En relación con el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU), el rector resaltó cuatro cambios cruciales relacionados con la universidad. Se eliminaría la posibilidad de acceso para mayores de 25 años sin secundario terminado, se cobraría a los estudiantes extranjeros que representan menos del 4% de la matrícula total, se modificaría la fórmula de cálculo presupuestario favoreciendo a las grandes universidades urbanas y perjudicando a las instituciones del interior, y se introducirían evaluaciones realizadas por organizaciones privadas, afectando el proceso de evaluación institucional.

Además, el rector expresó su inquietud por la eliminación del Ministerio de Ciencia y Técnica, una fuente vital de financiamiento para la universidad. La caída de la Agencia de Financiamiento de Investigación y otras fuentes de financiamiento también se vislumbran, generando preocupación sobre la capacidad de la universidad para continuar proyectos financiados por organismos como CONICET.

Ante este panorama, la comunidad universitaria y diversos sectores se movilizan para concientizar sobre la crítica situación y buscar soluciones que eviten el cierre de una institución educativa fundamental para el desarrollo académico y científico en la región.

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA



Artículo anteriorHermo habló de un “reordenamiento administrativo” en la Municipalidad y “busca reducir costos”
Artículo siguienteRegresaban de Las Grutas y se les incendió la camioneta