¿Y si cumplimos con las leyes?… algunos, claro (nota de opinión)

sao



Vestirse con ropaje de respeto irrestricto a la ley, necesariamente conlleva un renunciamiento a hacer excepciones en ese sentido, más aún si quien lo hace es la primera mandataria de una provincia.

Es así que cuando se exige a un sindicato en formación, como es el de salud, el respeto a las normativas vigentes en cuanto a la tenencia de personería gremial para discutir salarios, debe hacerse con la seguridad absoluta de un pasado impoluto por parte del gobierno en cuanto al respeto y sumisión a las leyes. Y esto, lo sabemos, no es así. Tanto no es así, que lejos de filtrarse una hendija o resquicio de inobservancia de la ley, lo que hay y desde largo tiempo, es un ventanal enorme que es tan vigente que ya no llama la atención, pero que venimos sufriendo los trabajadores estatales en general y los hospitalarios en particular, como es el pago de gran parte de nuestros salarios en negro.

Mal puede el Estado, garante supremo del cumplimiento de las leyes, exigírselas al empleado cuando como patrón o empleador las violó y las viola sistemáticamente. Entonces el argumento de que hay leyes que cumplir y por tanto los de salud deberemos seguir soportando y aceptando calladitos los “acuerdos” salariales que pautan gremios que no nos representan, es flojo, endeble y si se quiere, ofensivo y canallesco.

Peor aún si tenemos en cuenta que desde el sindicato de salud se ofrece como solución legal la intervención de la Delegación Fesprosa Rio Negro, delegación de una Federación con personería gremial de años y con participación en numerosas provincias del país. Dicha delegación está conformada por trabajadores y delegados pertenecientes todos a ASSPUR, y su respaldo y conformación como delegación Rio Negro está aprobada en la provincia.

Lo que es determinante y, así hay que decirlo, es la ausencia de voluntad política de querer sentar a la mesa salarial a los genuinos y electos representantes de salud, cuando en otros casos y amparado en la complacencia y complicidad de mutuos favores con los gremios, el gobierno ha sostenido durante años, mediante la voluntad política de hacerlo, la violación sistemática de la ley, entre otras cosas, por ejemplo, pagando a sus empleados cifras en negro.

En definitiva, señora gobernadora, si en un tiempo largo de pandemia su gobierno no tiene la voluntad política de solucionar el conflicto, solicitamos en principio, deje de usarnos para campañas electorales. A cambio ofrecemos y, en función a una falacia expresada por usted misma, “los médicos ganan igual o más que los ministros y que la propia gobernadora”, un intercambio de roles y a idéntica remuneración desempeñarnos ambos.

Quizás, en un rapto de humildad y reconocimiento pueda darse cuenta que mal, regular o bien, nosotros podemos hacer el suyo. Usted, el nuestro no. Ni mal, ni regular, ni bien. Simplemente no puede hacerlo.

Puede que tenga entonces el análisis justo para darse cuenta que los salarios de los trabajadores hospitalarios son vergonzosos, que no todos son salarios médicos y que el de éstos tampoco se acerca ni remotamente al de usted ni al de sus ministros. Y eso, no nos parece ni justo, ni moralmente tolerable.

SERGIO RICARDO DIAZ – secretario DDHH ASSPUR

DELEGADO FESPROSA RIO NEGRO.

 


Todas la cartas, escritos u opiniones vertidas por terceros y/o lectores en el diario digital InformativoHoy es mera responsabilidad de quienes la firman.  Las mismas no pertenecen a la línea editorial de este medio de comunicación. Todas se plasman sin cortar, ni corregir.

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA



Artículo anteriorTodo vuelve: arranca el fútbol senior, el hockey y el básquet con homenaje a “Porrón” Agnoli
Artículo siguienteQué pueden hacer los adolescentes si sus padres no quieren vacunarlos