Difunden el informe final sobre el varamiento de la ballena “Amancay” en Caleta de los Loros

0

El informe técnico fue realizado por el equipo científico de CIMAS (Centro de Investigación Aplicada y Transferencia Tecnológica en Recursos Marinos Almirante Storni) integrado por el Dr. Guillermo Svendsen, la Lic. Magdalena Arias, Lic Nadia Cursio y el Dr. Raúl Gonzáles, sobre el varamiento de un ejemplar hembra juvenil de Ballena Franca Austral, ocurrido el día 24 de junio del corriente año en el interior de la Caleta de los Loros.

El día viernes 24 de junio de 2016 a las 9:00hs aproximadamente, pobladores y guardas ambientales del “Área Natural Protegida Caleta de Los Loros” dieron aviso a la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Provincia de Río Negro (SAyDS) del varamiento con vida de un ejemplar de ballena franca austral Eubalaena australis en la interior de la caleta. Acto seguido la SAyDS dio aviso y solicitó la presencia en la zona del varamiento, para contar con un diagnóstico de situación, al grupo de investigación en mamíferos marinos del CIMAS. Respondiendo a esta solicitud arribaron al lugar (13:45hs aproximadamente) los investigadores Raúl González, Guillermo Svendsen y Magdalena Arias, el buzo profesional Sandro Acosta, el inspector de la SAyDS Rubén Campetella y Sebastián Ortega (Fundación Inalafquen).

ballena 2El equipo científico, acompañado por los guardas ambientales de la SAyDS, Antonella Lema y Fernando Haitmann, arribó al lugar donde la ballena se encontraba varada en el momento de marea subiente (ese día la altura de la pleamar fue de 8,6 m y los días siguientes fue decreciendo). Con el objetivo de evaluar el estado físico del animal se realizó un seguimiento del comportamiento durante la pleamar y luego durante la bajamar. Durante la pleamar las observaciones se efectuaron desde una distancia de 50 m aproximadamente. Desde esa posición se realizó un monitoreo de la actividad de la ballena (movimientos del cuerpo y frecuencia respiratoria) lo que permitió constatar un ritmo agitado de respiración (frecuencia aproximada de 1 soplido/45 segundos), probablemente asociada al cansancio del animal y la compresión de sus pulmones por su propio peso. A pesar de tener una cantidad de agua considerable (2 m aproximadamente) que le permitiría a la ballena desplazarse no manifestó movimientos activos de la aleta caudal y poca movilidad en general. Durante las más de dos horas de observación solo se desplazó unos 10 a 20 m en el momento de mayor altura de marea.

Se observó además que en repetidas oportunidades dio giros sobre su eje longitudinal, exponiendo su zona ventral, y permaneciendo de esta manera durante algunos segundos. Al exponer su zona ventral, se pudo determinar que se trataba de una hembra. Estos comportamientos se diferenciaron significativamente de los observados en varamientos anteriores de la misma especie en las costas de Río Negro por el equipo científico. En

anteriores varamientos las ballenas encalladas presentaron por lo general un comportamiento muy activo con un continuo de golpes de la aleta caudal que les permitieron liberarse de su varamiento. Estos ejemplares lograron retornar a aguas más profundas en la primera pleamar posterior a su varamiento.

Durante la bajamar el equipo científico se aproximó al animal para una examinación externa general, tomar muestras biológicas (muestras de piel para estudios de ADN y colecta de ciámidos) y para tomar mediciones morfométricas. El individuo no presentó lesiones ni heridas graves evidentes. Durante la examinación se palpó al animal reiteradas veces en diferentes partes del cuerpo y solo se observó reacción (movimiento de aleta caudal) a dichos estímulos en dos ocasiones.

ballenaEstas observaciones se condicen con una categoría 2 (sensibilidad baja) de respuesta comportamental (Geraci and Lounsbury 1993). El peso estimado en función del largo (12,3 m) fue de 20 toneladas (SD = 10 toneladas; Geraci and Lounsbury 1993). La talla de esta ballena corresponde a la de un individuo juvenil (McAloose et al. 2016). Por otro lado durante la bajamar se observó y documentó en video, nistagmo pendular en el ojo izquierdo (se adjunta filmación en versión electrónica). El nistagmo es un síntoma de traumatismo neurológico que a su vez puede deberse a falta de irrigación pulmonar por el aplastamiento de los pulmones, otras causas pueden ser la intoxicación (ej. por neurotóxicos presentes en dinoflagelados) o traumatismo de cráneo. Este síntoma también fue descrito en una ballena franca varada en Septiembre del 2010 en Brasil (Kolesnikovas et al. 2012). En ese caso y debido a este y otros síntomas, se practicó eutanasia al séptimo día de su varamiento (Kolesnikovas et al. 2012).

En el caso del ejemplar de caleta de los loros, los signos de alguna posible patología y la escasa vitalidad que presentaba, sumado a la alta complejidad del terreno donde ocurrió el varamiento (banco de arena-limo esponjoso) y la imposibilidad de acceder al lugar con algún tipo de maquinarias vial para facilitar la excavación de una vía de escape, hicieron desestimar un operativo de rescate por parte del equipo científico. Es importante destacar que en casos de animales de gran porte se desaconseja proceder con maniobras de remolque con embarcaciones o arrastre/empuje con maquinarias viales, habida cuenta de los potenciales daños que podrían infringirse al animal como consecuencia del ceñido de cabos o cables de remolque, o las lesiones en piel, músculos y huesos que provocaría la presión ejercida por empuje de maquinarias. También se descartó la posibilidad de practicarle eutanasia debido a la falta de regulación legal en la provincia y el país para este tipo de prácticas en cetáceos, como así también a la falta de profesionales capacitados para realizar procedimientos de ese tipo y de equipos e insumos requeridos para tal fin.

Click aquí para ver el Informe completo

Video documentado

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta


*