Cuando la gaseosa Crush se envasaba en San Antonio Oeste




Jorge Castañeda nos remite una porción de la historia de la familia Izco, pioneros que arribaron desde España, se radicaron en 1910 en San Antonio Oeste y desde ese tiempo pasaron tres generaciones posteriores.

Dice el escritor de Valcheta “seguramente algún vecino memorioso de San Antonio Oeste se debe acorar cuando la sociedad J. Izco y Cía. Eran dueños de una fábrica de soda y embotellaban una bebida sin alcohol. Sé que todavía hay algunas botellas y etiquetas (yo tengo dos) que ya son una reliquia, o sea una pieza de museo”.

El historiador local don Héctor Juan Izco en su interesante libro “San Antonio Oeste y el mar – Origen y destino” en el capítulo titulado “Algunos emprendimientos no habituales” se refiere a éste que tuvo a su familia de protagonista.

Cuenta don Izco que “Esa sociedad J. Izco y Cía. Por aquella época es objeto de emprendimientos importantes. Se reemplaza el primer motor de la usina por un Otto de 50 H.P. y muy rápidamente por otro similar de 60 H.P. que se adquirió este último en la zona de Viedma donde se había utilizado accionando una bomba para elevar agua del río para riego. Se completan así 110 H.P. apuntando al crecimiento y necesidades de más producción eléctrica”.

Y con respeto al motivo de la presente nota escribe Izco que “por el año 1926 construyen una fábrica de hielo con cámara frigorífica y una producción de 2.500 kilos de hielo en barras cada 24 horas. También una moderna fábrica de soda en sifones y embotelladora de una bebida sin alcohol, gaseosa de la época: Bilz”.

Cabe recordar que también tuvieron el cine Español, que se lo compraron Francisco “pancho” Muñoz cuando este fue nombrado secretario de hacienda del gobernador Castello y funcionó por 30 años ininterrumpidamente.

La familia Izco ama el mar. Desde la década del ’20 van a Las Grutas. En 1939 los hermanos Izco, junto a otros amigos, hicieron la primera casa del balneario.

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA



Artículo anteriorLos afiliados al IPROSS tienen una cobertura del 80% en el test rápido de COVID-19
Artículo siguienteEditorial: San Antonio y la otra batalla electoral