EdERSA detectó “estafadores” que ofrecen manipular medidores



“Desde hace un tiempo venimos notando un incremento en los índices de pérdida de energía. En ese marco hemos intensificado las acciones de verificación de puntos de medición y control del fraude y hurto de energía eléctrica. 
Además de un intensivo plan de acción que comprende revisiones y normalizaciones, llevamos adelante una serie de investigaciones comprobando que en diferentes puntos de la provincia operan personas que se ofrecen para manipular los medidores de luz. Por eso es que tomamos cartas en el asunto, detectamos a muchos de estos estafadores y los llevaremos a la justicia”.

Fernando Sánchez, gerente Comercial de EdERSA, señaló que uno de los últimos casos,  y el que encendió la alarma final, se detectó en la localidad de Viedma. En la red social Facebook, un vecino de la capital rionegrina que dice ser “jefe de Construcción e Ingeniería” de una empresa que se dedica al desarrollo habitacional, ofrece su ilegal servicio de esta forma: “se tocan medidores, comunicarse al privado”. 
“Durante las últimas inspecciones que realizamos en la ciudad de Viedma comprobamos una serie de irregularidades en viviendas del barrio ‘José María Guido’. Había medidores adulterados en muchas casas”.

La Distribuidora ya había realizado operativos de control en la temporada estival en Las Grutas detectando una serie de irregularidades en complejos habitacionales y comercios, y viene desarrollando las acciones de inspección y normalización en las distintas localidades de la provincia. En las ciudades más importantes del Alto Valle también ha hecho numerosos  procedimientos para regularizar suministros en situación de hurto de energía “colgados” o con maniobras fraudulentas en acometidas y medidores.
“En todos los casos se cumple con el procedimiento previsto en el Régimen de Suministro que prevé el recupero de la energía no facturada, un recargo de hasta un 40% e incluso la posibilidad de iniciar acciones penales”, terminó Sánchez.

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA

COMPARTIR
Artículo anteriorEnfermedad de Osgood-Schlatter o epifisitis de la tuberosidad tibial.
Artículo siguienteCorredor Biocéanico: buscan avanzar en distintos proyectos para la zona sanantoniense