Editorial: poner la casa en orden


Ojeda se enojó. Así como lo lee. Reunió a todos los funcionarios el viernes en horas de la siesta y  en 15 minutos los conminó a finalizar el internismo voraz que existe entre los miembros del gabinete.

Perplejos, muchos no daban crédito a lo que escuchaban del intendente “nunca lo vimos tan enfadado”. Con razón, el primer mandatario, no solo les dijo que la renuncia de cada uno debe estar con fecha abierta en su mesa, sino que mencionó que todos, absolutamente, son prescindibles.

Una de las situaciones por la que no consigue secretario de hacienda, es justamente por lo que Marcos Violi adujo: se fue por intestinos enfrentamientos. Pero, al pasar el tiempo, se van conociendo algunas cuestiones que tienen que ver el paso por la función pública del contador, yerno de la directora de gobierno municipal: el desfasaje entre el ingreso y el egreso de dinero en las arcas.

Esto complica las finanzas actuales, pero no las futuras, porque, según aducen, quien se retiró, sabía que a este ritmo, la municipalidad iba a colapsar, ya que la recaudación era menor a la esperada.

Ahora las riendas las tomó Ojeda con los contadores y el tesorero, hasta tanto ingrese el nuevo secretario de hacienda. Un dato: varios proveedores empezaron a cobrar los pagos atrasados.

Además, Noale dialogó con los grandes proveedores y determinaron una forma nueva de convenio, como también se sentaron con otro proveedor de combustible que había cerrado su trato con enojo contra Violi, lo mismo aconteció que quienes proveían materiales para servicios públicos.

Entonces, ¿si era cierto toda esta situación, porque Ojeda lo mantuvo a Violi en el puesto?, eso no sabemos. El secretario saliente exteriorizaba buen diálogo con la oposición y la prensa, pero parecería que con los pares no era así.

Lo concreto que ahora lo hacen aparecer con toda la culpa de la situación actual al ex secretario de hacienda que se fue, pero nunca un mea culpa. Todo lo que ocurre es vertical, si desde arriba no se dan bien las decisiones políticas, tampoco se da desde abajo.

Por allí el enojo de Ojeda puede ser por errores propios y no ajenos. Si el desbande interno del ejecutivo ocurrió, es por culpa del propio intendente. Que bien que se haya dado cuenta y todo comience quizás, a enderezarse ahora, por el bien de la ciudadanía que espera más. Un año de quietud en la función pública, toma mucho tiempo de recupero y el tiempo que resta es corto.

En los festejos

Los discursos en el palco fueron reflejo de la “unidad” actual. Si bien existen algunas que otras rivalidades políticas muy de entre casa, el gobernador dejó claro que “hoy estamos, el municipio y la provincia, en armonía”… chau! Se terminaron las especulaciones políticas de supuestos enfrentamientos entre peronistas locales y juntistas previa a la campaña. El único que aparecía atrás relegado era Esquivel, adelante en la tribuna, todos a la par.

Las oratorias de ambos mandatarios eran como un inicio del proselitismo, promesa de obras futuras y como es sabido, en campaña, todo aparece, hasta el gas en el Puerto de SAE.

Pero hubo protestas que se evidenciaron en el desfile, la comisión del Ruca Nehuén que por tercer año consecutivo pide a través de un cartel la movilidad para los jóvenes y adultos con capacidades diferentes, muchos de ellos que se trasladan de barrios alejados y desde Las Grutas. Hasta el momento nada, como si ya el reclamo fuera parte de los desfiles anuales y lamentablemente lo toman con naturalidad.

Además este año se sumaron los vecinos que pregonan el rechazo a la planta nuclear, como también los becados de desarrollo social quienes se manifestaron contrario a las políticas que buscan imponer desde provincia. Reclamos y rechazos, algo que no se veía en otros tiempos, hoy son parte del pregonero en la zona y delante de los mandatarios, quienes solo esbozan algunas respuestas pragmáticas.

Las PASO

Son siete los candidatos a diputado nacional en Río Negro para solo dos lugares en la cámara baja, todos los discursos son diferentes, pero ninguno escapará a la dispersión del elector que elabora su voto poco tiempo antes de emitirlo y eso se diluye en las encuestas.

Todos los postulantes se despegan de los discursos macros y de las acciones de los relatos a nivel nacional que los canales informativos de cable, paginas digitales y las sucias campañas en las redes sociales bombardean sin cesar.

Río Negro se debate entre la crisis frutícola, la falta de financiamiento, el fraking, la central nuclear, sumarse a las políticas neoliberales de endeudamiento, el inicio de la megaminería, la falta de servicios y a esto le sumamos lo que arrastra en concubinato con los problemas nacionales que afecta también a la provincia como la falta de política en turismo, en conectividad, las crisis en las PyMES, la caída de las exportaciones, la depreciación del salario por la inflación,  la escasez de actividades comerciales, el desempleo y el recrudecimiento de la pobreza, entre tantos.

Pero la campaña está en ciernes, los candidatos pululan por los poblados llevando los mensajes de buena voluntad política. ¿Sabrán realmente lo que la gente necesita de ellos? Difícil que capten todo.

Carlos Aguilar @caa174

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA


COMPARTIR
Artículo anteriorPersonal de la Secretaría de Ambiente se capacitaron sobre la energía nuclear
Artículo siguienteSolicitan terreno para construir una cancha de fútbol para torneos de veteranos