Lesiones en la práctica de actividades recreativas y deportivas más comunes en verano.



El senderismo, los deportes acuáticos y el ciclismo son las actividades que con más frecuencia se realizan en verano. Es importante tener en cuenta algunos consejos básicos específicos en relación a cada uno de ellos dirigidos sobre todo a aquellas personas que no estén habituadas a su práctica.

Senderismo.

Lo ideal sería comenzar con salidas cortas y sencillas si no estamos acostumbrados. Es fundamental llevar el equipamiento adecuado. Un calzado mal elegido puede favorecer lesiones articulares en tobillos por mal ajuste, caídas, ampollas o sobrecargas en otras articulaciones. Llevar un peso excesivo en la mochila puede provocar dolores y contracturas musculares o agravar patologías previas de columna lumbar, por ejemplo. Algo tan sencillo como andar o correr en la playa, puede crearnos algún problema si no estamos acostumbrados. Caminar por la arena seca, y generalmente con planos inclinados, puede provocar una carga intensa para los pies, por lo general poco habituados a caminar descalzos. Deben tener más precaución aquellos con antecedentes de lesiones como las tendinitis del tendón de Aquiles o fascitis plantar, por el riesgo de reaparición de la sintomatología.

Deportes acuáticos.

En zonas turísticas de costa, como la nuestra, hay cada vez mayor oferta de actividades acuáticas muy atractivas: flyboard, paddle surf, windsurf, esquí acuático, arrastre de flotantes o “bananas” por motos de agua, etc. Aunque no lo parezca, estas actividades pueden ser muy exigentes, sobre todo para los más sedentarios, y se necesita cierto grado de preparación física. Si no estamos preparados, mejor no realizar estas actividades. Además, el riesgo de traumatismos y diferentes tipos de lesiones en miembros (fracturas y luxaciones), son bastante habituales.

Ciclismo.

Se trata de una actividad muy popular durante el verano, no exenta de riesgo como traumatismos por caídas o sobrecargas musculares, mala postura en la bicicleta o material inadecuado. Es importante asesorarse sobre la correcta colocación del asiento, distancia a los pedales, así como de la distancia a recorrer y el tipo de terreno sobre el que vamos a transitar. El uso de casco es fundamental para evitar lesiones.

Nunca más oportuna la frase “mejor prevenir que curar”, y disfrutar unas merecidas vacaciones!

Dr. Edgar Torres, traumatólogo, Hospital A. Serra.

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA


Artículo anteriorTuristas volcaron cerca de SAO. Una menor con lesiones graves.
Artículo siguienteMuseo Casa de Jacobacci presentó a Manuel Espinosa & Humo