“¡MAMA! ME DUELE EL TALÓN!”


La enfermedad de Sever, también denominada epifisitis del calcáneo, es un problema óseo doloroso que se produce por la inflamación (hinchazón) del cartílago de crecimiento del talón. Si bien su nombre puede sonar bastante alarmante, la enfermedad de Sever es en verdad una lesión frecuente en el talón que se produce en los niños. Puede ser dolorosa, pero solo es temporal y no tiene efectos a largo plazo.

¿Cuál es su causa?

Es una causa muy común de dolor de talón en niños y niñas. No es verdaderamente una“enfermedad”sino una inflamación del cartílago de crecimiento del talón debido al estiramiento y a la tensión reiterada del músculo, especialmente en aquellos niños muy activos u obesos. Por lo general, esta tensión se produce como consecuencia de actividades físicas y deportes que incluyen correr y saltar. Suele aparecer durante el estirón de la adolescencia, que es el período de aproximadamente 2 años al inicio de la pubertad en el que los niños crecen con mayor rapidez. Si bien la enfermedad de Sever puede darse en cualquier niño, las probabilidades aumentan si se dan las siguientes condiciones: pie pronado, pie plano o cavo, una pierna es más corta que la otra, sobrepeso u obesidad.

El signo más evidente es el dolor o la sensibilidad excesiva en uno o ambos talones pero también pueden tener los siguientes problemas:

  • hinchazón y enrojecimiento en el talón.
  • dificultad para caminar.
  • molestias o rigidez en los pies al despertarse.
  • molestias al apretar el talón de ambos lados.
  • manera de caminar fuera de lo común, por ejemplo, renguear o caminar en puntas de pie para evitar ejercer presión sobre el talón.
  • Los síntomas suelen empeorar al realizar una actividad o después de ella, y suelen mejorar con el reposo.

Diagnóstico.

Por lo general, los médicos pueden diagnosticar la enfermedad de Sever en un niño en función de los síntomas referidos. Un interrogatorio breve y un examen físico de la zona afectada bastaran para hacer el diagnostico. Si bien los exámenes por imágenes, como las radiografías, no suelen ser muy útiles para diagnosticar la enfermedad de Sever, algunas veces se solicitan para descartar otros problemas.

Tratamiento.

El objetivo inmediato del tratamiento es aliviar el dolor. Dado que los síntomas suelen empeorar con la actividad, el principal tratamiento de la enfermedad de Sever es el reposo, que ayuda a aliviar la presión en el hueso del talón. El niño deberá reducir todas las actividades que produzcan dolor o evitarlas por completo hasta que todos los síntomas desaparezcan. El médico también podría recomendarle lo siguiente:

  • realizar ejercicios con los pies y las piernas para estirar y fortalecer los músculos y los tendones de las piernas
  • elevar el talón lesionado y aplicar hielo (envuelto en una toalla, no directamente sobre la piel) durante 20 minutos, dos o tres veces, para ayudar a reducir la hinchazón.
  • usar una talonera siliconada para reducir los impactos.
  • tomar un medicamento para aliviar el dolor y la hinchazón.
  • En los casos muy graves, es posible que el médico recomiende que el niño use un yeso por varias semanas para inmovilizar el pie.

El riesgo de recurrencia desaparece por sí solo cuando se completa el crecimiento del pie y el cartílago de crecimiento se ha fusionado con el resto del hueso del talón, por lo general, alrededor de los 15 años.

Dr. Edgar Torres, traumatólogo, Hospital A. Serra.

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA


COMPARTIR
Artículo anteriorSan Antonio Oeste: incendio afectó una vivienda del barrio Cruz del Sur
Artículo siguienteAlejandro Marinao: El Plan Patagonia…  ¿cuándo inicia?