Matzen “en la clandestinidad es imposible defender las dos vidas” dijo tras su voto favorable




La Cámara de Diputados de la Nación dio media sanción al proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo y una de las que votó a favor de la norma fue la representante rionegrina, Lorena Matzen.

Ahora el proyecto debe pasar a la Cámara de Senadores, que lo comienza a tratar en comisiones la semana que viene.

En su discurso de defensa del proyecto, Matzen afirmó que “no estamos discutiendo quién defiende la vida y quién no” y agregó que “no estamos aprobando un proyecto que promocione el aborto, nadie es feliz con el aborto, pero lo cierto es que existe”.

En este orden, añadió: “Ojalá que quienes están en contra de este proyecto puedan tener el éxito y decir que realmente se pude evitar que ocurra, pero no, no hay una ley que puede impedir que los abortos existan”.

inn

Entonces, “lo que estamos discutiendo es si nos hacemos los distraídos con los abortos clandestinos o permitimos que el Estado intervenga para contener y darle el amparo aquellas mujeres que han decidido no seguir con un embarazo y que no mueran por esta causa”.

Según remarcó la Diputada, “en la clandestinidad es imposible colaborar con las mujeres, en la clandestinidad es imposible defender las dos vidas. Sabemos que más allá de lo que suceda, los abortos van a seguir existiendo, sabemos que no se van a impedir y que nadie que no quiera hacer un aborto lo va hacer. No estamos discutiendo la vida si, la vida no, se discute la presencia o no del Estado”.

En la Argentina, consideró, “el problema es estructural” y remarcó que “existe la desigualdad social, la pobreza. El derecho a la interrupción legal del embarazo significa defender el derecho de las mujeres y está vinculado a la salud de las mujeres y a su autodeterminación, pero también es una política pública que viene achicar esa desigualdad social”.

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA



Artículo anteriorDe la mano del artista ChechEn, comienza hoy el “Astro Festival en Las Grutas”
Artículo siguienteSAO: la oposición argumentó su voto negativo al Sello de Calidad Sanitaria