Piden que los árboles de la costanera de San Antonio sean declarado patrimonio natural

ferroviario



La concejala del Frente de Todos, Vanesa Carmona, con el acompañamiento de su bancada presentó un proyecto tendiente a que se declare Patrimonio Histórico Natural Municipal a las especies arbóreas ubicadas en el bulevar de la calle Costanera de Los Ferroviarios.

En el lugar, situado entre la proyección de las calles San Martín y Dorrego, el Poder Ejecutivo Municipal deberá colocar un cartel con la leyenda “Los árboles de este bulevar fueron plantados en 1959-1960 por Luis Seguel y Declarados Patrimonio Histórico Natural Municipal por Ordenanza” “Ese paseo se designó “Costanera de los Ferroviarios”, mediante la Ordenanza Municipal N° 1903 del año 2001 de autoría del por ese entonces concejal Jorge López, quien sostuvo que fue el historiador Héctor Izco, que detalla en el año 1996, en su libro “San Antonio Oeste y el Mar, origen y destino” que este sector de la ciudad debía denominarse de esta manera, debido a la existencia de una hilera de viviendas que pertenecían a Ferrocarriles Argentinos y que fueron ocupadas por el personal de la firma nacional. Con particulares características, las casas de chapa y pinotea, rodeadas por la profusa arboleda, dan una impronta particular a ese bello sector costero.

En agosto de 2019, en conmemoración del Día del Ferroviario, se colocó la cartelería que indica el nombre de la Costanera.

inn

En el bulevar hay un centenar de árboles, mayoritariamente, de la especie eucaliptus que fueron plantados, en gran porcentaje, entre los años 1959 y 1960. En una de las esquinas del sitio mencionado, hay un antiguo cartel que dice lo siguiente: “F.C.G.R. V.y O. Árboles plantados.1959-1960- Luis Seguel. No dañar los árboles. En pocos años darán sombra”.

Los árboles se encuentran frente a las viviendas construidas para el personal que trabajaba en la construcción de la vía férrea, entre San Antonio Oeste y Bariloche en 1909. De aquella época data la casa donde residió el director de la emblemática obra ferroviaria, el ingeniero italiano Guido Jacobacci, ubicada a cincuenta metros al este del bulevar, en la que actualmente funciona el museo ferroviario. Hacia el lado norte a escasos metros, se halla “la marea” con su pintoresco balneario.

Los árboles son una muestra clara del esfuerzo de los pobladores de esos tiempos, porque vale recordar que en esos años no se disponía de agua corriente para uso domiciliario y mucho menos para riego. El líquido era transportado desde Valcheta, justamente en trenes que operaba el personal ferroviario.

La dedicación y el trabajo de los vecinos permitieron que los eucaliptos crecieran y se transformaran hoy en ese espacio ideal de sombra y reparo que, de avanzar este proyecto, será declarado Patrimonio Histórico Natural, calificación que por primera vez en la historia local recaerá sobre ejemplares arbóreos.

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA



Artículo anteriorDesde el hospital Aníbal Serra denuncian que positivos de Covid no cumplen aislamiento
Artículo siguienteCOVID-19: En las fiestas celebramos cuidándonos, el mensaje de Salud para prevenir contagios