PIE DIABETICO: ¿DESTINO INEVITABLE?


Para hablar de “pie diabético” tenemos que empezar a hablar primero de la diabetes y de algunas cifras.

La diabetes es una epidemia mundial (la gran epidemia del siglo XXI); según la Organización Mundial de la Salud (OMS) hay 171 millones de diabéticos en el mundo, y se estima que en el año 2025 el número aumentara hasta los 366 millones, debido principalmente al incremento de la esperanza de vida, la obesidad, el sedentarismo y el cambio de hábitos alimentarios. Por este aumento exponencial de la enfermedad están aumentando las complicaciones crónicas de la diabetes y entre ellas figura el “pie diabético”.

El “pie diabético” es la enfermedad del pie, del tobillo hacia abajo, en personas diabéticas, con o sin herida de los pies, con o sin afectación de la sensibilidad, con o sin alteración de la circulación y con o sin alteración de la estructura del pie.

La lesión más conocida y habitual es la “ulceración”, una herida crónica y de difícil tratamiento. Se estima que aproximadamente el 15 %(uno de cada seis) de los pacientes diabéticos presentaran al menos una ulceración plantar a lo largo de su vida.

El costo social y económico de este problema es enorme al igual que el impacto a largo plazo en la enfermedad, mortalidad y calidad de vida. Quienes desarrollan una ulcera de pie diabético tienen un riesgo mayor de muerte prematura, infarto de miocardio y enfermedad cerebro-vascular (ACV) que aquellas personas que no presentan antecedentes de ulceras.

¿PORQUE SE ULCERAN LOS PIES?

Las ulceras se originan por una combinación de alteraciones:

-Neuropatía periférica (falta de sensibilidad dolorosa).

-Enfermedad vascular periférica (disminución de la circulación).

-Deformaciones anatómicas de los pies (dedos en garra, dedos en martillo, pie plano o pie cavo, juanetes).

La neuropatía sensorial hace que el pie se vuelva insensible a pequeños traumatismos repetidos (el roce interno de un calzado ajustado, por ejemplo), formándose callosidades, que si no se detectan tempranamente se ulceran. Al ulcerarse hay contaminación de gérmenes y posteriormente sucede la infección. Si a esto le sumamos una mala circulación esa herida no tendrá posibilidad de cicatrizar, complicándose y llevando en muchos casos a la amputación de un dedo o varios, el pie o la pierna.

¿Cómo puedo evitar una ulcera?

La prevención se basa en:

-Control adecuado de la diabetes y los factores de riesgo cardiovasculares (tensión arterial, colesterol, obesidad, no fumar).

-Conocer y aplicar una cartilla de cuidado de los pies.

-Realizar un examen completo de los pies en salud, según el riesgo que presente.

-Detectar lesiones “preulcerativas” (callos, ampollas, hematomas, hongos) de forma temprana.

-No sacarse callos, reventar ampolla ni cortarse demasiado las uñas.

-El zapato debe ser cómodo, blando, que calce justo. Hay que priorizar la salud más que la estética.

– Ante todo cambio que se observe en los pies, ponerse en reposo, no apoyar la zona enferma y consultar rápido al equipo de salud.

¿Cómo se cura una ulcera?

La clave para el tratamiento de las ulceras plantares consiste en el control adecuado de la diabetes, el desbridamiento ( limpieza de la herida), el manejo del exudado ( secreción de la herida) con los diferentes apósitos existentes, el manejo de la infección y la descarga del pie afectado principalmente ( uso de férulas o muletas). Además la intervención de un equipo multidisciplinario de especialistas en la atención es imprescindible.

Un paciente que ha tenido una ulcera o una amputación tiene gran riesgo de repetir la ulcera y tener otra en el pie enfermo o el contralateral.

RECUERDE QUE ES MEJOR PREVENIR QUE CURAR, QUE SOLO TENEMOS DOS PIES.

Dr. Edgar Torres, traumatólogo, Hospital S.A.O.

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA


COMPARTIR
Artículo anteriorDecoración estilo origami para tu casa
Artículo siguienteCronograma de actividades Proyecto “Cine, ambiente y alas” del Aeroclub San Antonio Oeste