¿Qué es el síndrome rotuliano o patelar?



El síndrome doloroso rotuliano (SDR) es un problema al que, todavía hoy, acompaña un cierto misterio e incertidumbre. Prueba de ello es que su terminología, etiología, diagnóstico y tratamiento se prestan a confusión entre los especialistas. Constituye la causa más común de consulta por «dolor anterior de rodilla», como habitualmente se refiere a él. Este síndrome adquiere gran importancia en medicina deportiva, especialidad en la que el dolor anterior de rodilla supone el 10% de los motivos de consulta. Frecuentemente, se ha relacionado con deportes como el atletismo, pero también podemos encontrarlo en actividades menos populares. Existe un claro predominio en la mujer frente al hombre.

Causas y síntomas.
La etiología del SDR resulta controvertida. Parece tener un origen multifactorial y se han descrito varios factores de riesgo, como el sobreuso o sobrecarga, una mala alineación de las piernas, los traumatismos previos, un funcionamiento anormal de la rótula, una alteración del movimiento de los diferentes tejidos de la rodilla e, incluso, un determinado perfil psicológico. El síntoma típico es el dolor detrás de la rótula o alrededor de ella relacionado con actividades como subir o bajar escaleras, ponerse en cuclillas o permanecer sentado de forma prolongada. Asociados al dolor, podemos observar un déficit funcional y “chasquidos”, pero no bloqueos verdaderos. El diagnóstico del SDR es fundamentalmente clínico y se basa en un minucioso interrogatorio y una adecuada exploración física, acompañadas de la exclusión de otras causas de dolor anterior de rodilla. El estudio radiológico adquiere protagonismo si hay antecedentes de traumatismos, moderada inestabilidad, cirugía previa o dolor en reposo.

Tratamiento.
El tratamiento del SDR es fundamentalmente conservador y su objetivo principal es reducir el dolor, mejorar el deslizamiento y alineación de la rótula y recuperar el nivel funcional. Abarca desde los analgésicos, FKT, vendajes especiales y plantillas hasta los tratamientos quirúrgicos. La mayoría de los pacientes suelen obtener muy buenos resultados a corto plazo, aunque poco satisfactorios en lo que respecta al retorno a su actividad cotidiana, de manera que, muchos terminan abandonando la actividad deportiva que realizaban antes de que aparecieran los síntomas. El ejercicio físico parece tener una influencia fundamental en la prevención del SDR.

Dr. Edgar Torres, traumatólogo, Hospital A. Serra.

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA

COMPARTIR
Artículo anteriorPATUSSI, JACOBACCI Y EL TREN AGUATERO
Artículo siguienteCursos de RCP “es muy grato poder sentir que la comunidad se responsabiliza” dijo Salas