Editorial: movilizados



La situación económica es lo único que se escucha en todos los ámbitos, no hay otro tema preponderante que el problema de financiamiento. La exponencial suba del dólar va en desmedro de la clase trabajadora, produce inflación porque sabido es que el peso atado a la moneda extranjera licua los salarios y pone en riesgo el consumo, como también los pagos.
Parece que muchos vislumbran lo que va a llegar, no serán las mejores noticias, el ajuste que hará el gobierno nacional derivará hacia las provincias y a los municipios, el mismo será despiadado y los gremios, sabiendo de esto, sin hacer futurología, se movilizaron masivamente por la capital provincial pidiendo que cambien las políticas económicas.
La solicitud fue para Macri y para Weretilneck, aunque el gobernador rionegrino se hizo el desentendido “no era para mí”. La realidad marcaba otra cosa, sí era para él, porque el paro era provincial, los sindicatos y movimientos sociales endilgaron al mandatario comunal el alinearse a las políticas de Cambiemos, estaban claras esas tesituras en los discursos.
La sociedad rionegrina está movilizada, al igual que muchos en la Patagonia. Saben que la crisis va a golpear muy duro en los bolsillos y la inflación va a impactar seriamente en el diario vivir.
Luego de sus declaraciones en San Antonio, que no cayeron para nada bien, Weretilneck tomó nota o lo hicieron ver, o se dio cuenta que es momento de despegar de lo que pasa con la errática economía nacional, por eso mandó a sus intendentes a elaborar un documento crítico contra la política de Nación. Un mes después que lo hizo el FPV, cuando la suba del billete verde creará un serio inconveniente.

Justamente los intendentes son los que reciben a diario a los vecinos que no pueden llegar a fin de mes o no consiguen trabajo. Ojeda mencionó esta semana que cada vez son más a quienes atienden con problemas económicos graves. Familias que piden auxilio a la municipalidad.
En este sentido cobran fuerzas las palabras de Pedro Pesatti quien disparó primero las críticas contra la política económica del macrismo, a pesar del ninguneo de su compañero de fórmula, el vicegobernador hoy es quien se siente ganador de esta compulsa, alertó que las encuestas le daban al presidente un 70% de manera negativa y apostó a que esto que ahora acontece iba a suceder y no se equivocó, el resto guardó silencio.
El problema que tendrá el oficialismo, con Pesatti incluido es la deuda del plan Castello. Ya son más de 12 mil millones de pesos que hay que devolver, sin contar con las letras emitidas para obtener fondos frescos mensualmente.
Sobre esto Martín Soria refrendó “La brillante idea de Weretilneck -avalada por Macri- de endeudar a los rionegrinos en 300 millones de dólares con el Plan Castello, hoy nos terminaría costando 12 mil millones de pesos”. “Las consecuencias de esta irresponsabilidad dejan a Río Negro en la peor crisis de la historia de la provincia”.
Huestes
El peronismo sanantoniense va encaminado hacia una sola conformación partidaria. Salvo Luis Esquivel que estará en otra vereda con sus actuales seguidores enarbolando una bandera justicialista con su partido vecinal.
Unidad Ciudadana y el PJ sanantoniense dialogan y encaran la unificación, Luis Noale es el encargado de arrimar a “los compañeros”. Saben desde el oficialismo que separados pueden perder las elecciones y quedar sin nada, las encuestas marcan que tienen un gran rival como Adián Casadei que podría ser el candidato a intendente de JSRN “no veo a otro, miro para los costados y no observo ningún candidato que no sea Casadei” mencionó un dirigente juntista en la zona.
Casadei marcha muy bien en las encuestas, sabe que mantiene un perfil importante y con varias intervenciones, dialoga y se reúne con muchos dirigentes, recibe a la gente en el Centro Administrativo, contemporiza haciendo política.
“No le hacen mella las críticas de algunos que fueron allegados, está por encima de eso” manifestó el mismo interlocutor quien admitió que hay diálogo con algunos del radicalismo quienes, desencantados de Cambiemos, piensan no estar en la alianza.

Cambiemos en San Antonio se desgrana, a pesar de los intentos de Berardi-Matzen de que sigan teniendo unidad, varios se van separando, además aparecieron correligionarios apoyando a Romera – Jalabert que son quienes encarnan la UCR anti aliancista con el PRO. Tampoco el PRO sanantoninense hizo mucho para que Cambiemos se mantenga.
Quienes no estarán el futuro FPV local es el partido RIO, a pesar que Odarda está terminando de acordar con Martín Soria, ni unos, ni otros quieren ser alianza en esta zona y estarán en veredas opuestas.
Seguimos sosteniendo que al menos el año que viene habrá seis candidatos a intendente en la zona, pero como se percibe habrá una polarización entre el candidato del PJ y el de JSRN. Allí estará la lucha en las urnas.
No se sabe cuando serán las elecciones, porque Weretilneck incluso quería adelantar las mismas para abril. En octubre, cuando Martín Soria esté en San Antonio, mencionará que las municipales estarán en conjunto con las provinciales. Allí podría bendecir un candidato, que no será Ojeda, a pesar que el intendente aún atesora ganas de volver a presentarse. El presidente del PJ no permitirá que el peronismo caiga en la contienda, las encuestas mandan.
Si bien la situación actual y la crisis socioeconómica no es el mejor escenario para hablar de candidaturas, pero … tras los muros, sordos ruidos… las huestes comienzan a ensillar para la carrera del 2019.

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA


COMPARTIR
Artículo anterior¿Frío o calor para tratar una lesión?
Artículo siguientePor sexto año consecutivo: el hospital sanantoniense cerró el mes de la Lactancia Materna