Colectivo Cultural Les Mirones en respuesta a Arbues (carta al lector)


Hace más de un año se firmó una ordenanza y un convenio donde se avala la cogestión, entre el municipio y el Colectivo, de la sala teatral de la Casa de la Historia y la Cultura de las Grutas, espacio donde deben llevarse a cabo las actividades culturales.

El abogado municipal Gustavo Arbues dijo el jueves en Radio Signos que “esta ordenanza permite la coadministración del espacio a una persona o grupo de personas jurídicas, a través de un mecanismo de licitación con un equipo de coordinación”.

Si revemos el artículo n° 3, “La Comisión de Coordinación seleccionará, en el mes de marzo, un Equipo de Gestión, que podrá ser una persona jurídica o UN GRUPO DE PERSONAS CONFORMADAS COMO EQUIPO AL EFECTO, con un mínimo de dos años de residencia en el ejido y con experiencia probada en la materia, cuya función primordial será poner en funcionamiento la Sala Teatral y promover la actividad en las distintas locaciones del ejido, durante los doce meses del año”, podemos ver que por un lado, es mayúscula la línea que plantea que no es excluyente que el firmante sea una persona jurídica. Por otro lado, el convenio no habla de licitaciones (proceso por el cual empresas privadas se postulan para ser contratadas por la administración pública), sino de concurso de antecedentes mediante una Comisión de Coordinación que, por responsabilidad municipal, aún no está conformada.

inn

El 13 de febrero de este año, el Colectivo Cultural Les Mirones envió una nota por pedido formal a la dirección de Cultura con el afán de poder cumplir con la conformación de esta Comisión en marzo, como lo indica la ordenanza. La única respuesta sobre este tema, fue la sorpresiva entrevista de este jueves -ocho meses después- al señor Arbues.

Como señala el artículo n° 2, esta Comisión debe ser integrada por la Dirección de Cultura, un representante del Poder Legislativo, uno del Tribunal de Cuentas y un representante teatral del Instituto Nacional del Teatro (INT) de Río Negro. El artículo n° 7, inciso 5, señala que “debe presentársele a la Comisión de Coordinación el informe del fondo remanente, si lo hubiera, siempre teniendo en cuenta que será destinado a las actividades culturales”. Lo hay. Luego de un año de trabajo, el Colectivo recaudó 70 mil pesos que deben ser volcados en el espacio. Sin una Comisión de Coordinación, hoy inexistente, esta acción no puede llevarse a cabo. Sin dejar de mencionar la devaluación que padece cada día ese monto.

Se está hablando en términos económicos y empresariales sobre un espacio público, del pueblo, que debe velar sobre la cultura. Y los objetivos primordiales del arte y la cultura no tienen un fin monetario, sino social.

Agradecemos inmensamente el apoyo que hemos recibido estos días. Lxs artistas de la localidad no se quedarán sentadxs luego y en trance de tanto esfuerzo, amor y trabajo. Tenemos claras nuestras convicciones, pero no somos especialistas en lucrar. No queremos serlo. No nos importa. La Casa de la Cultura es del pueblo. Para eso fueron construidas las Casas del Bicentenario, para promover la inclusión social a través del desarrollo de actividades culturales, contribuir a la consolidación de la identidad cultural, capacitarse, interactuar y apoyar a los artistas locales, la difusión y promoción de su arte.

Colectivo Cultural Les Mirones


Todas la cartas, escritos u opiniones vertidas por terceros y/o lectores en el diario digital InformativoHoy no pertenecen a la línea editorial del medio de comunicación. Es mera responsabilidad de quienes la firman. Las mismas se plasman sin cortar, ni corregir.

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA


Artículo anteriorConfirman que la plaza del barrio Magisterio se llamará “Solange Musse”
Artículo siguienteEditorial: los pro y los contra