Editorial: ni vencedores, ni vencidos.



La quinta ciudad en población de Río Negro vota hoy. El gobierno expectante espera. El peronismo medirá su estrategia. Asimismo asoma Cambiemos. Esencial será el triunfo por la marcha ineludible hacia el 2019.

Quién más trabajó fue el FPV en mantener la imagen bastante alicaída de su candidato. En las última generales JSRN había ganado por tres votos. Soria quiere ese triunfo, mientras que Weretilneck llevó a legisladores y ministros toda la semana a Villa Regina.

El 2019 tiene este paso previo. Martín Soria se despachó con foto junto a Albrieu denunciando la intervención del peronismo nacional, luego fue hasta la Capital Federal y apareció en el acto de repudio. Posteriormente marcó la cancha definitivamente con Pichetto, el escenario fue la denuncia penal por parte de los legisladores “soristas” al gobernador Weretilneck por retención indebida de fondos del Plan Castello, los legisladores “pichetistas” ausente en la firma conjunta.

Esto llevó a que haya una operación de prensa en la semana de una parte del oficialismo gobernante señalado a través de páginas digitales que el Peronismo Federal provincial tenía sus candidatos fuera del FPV rionegrino y estipulaba que un sanantoniense jugaba en esa línea.

El peronismo sanantoniense está en estado de ebullición. Ojeda acompañará a Martín Soria con su arco gobernante. No se va apartar de esa línea y está visto en su intervención en el Concejo Deliberante esta semana cuando tuvo que denunciar al gobernador que entregó subsidio al club Racing hace un año junto a sus partidarios locales.

Ojeda optó por el “sorismo” y se va a despegar indefectiblemente de los detractores del roquense, el camino al 2019 parece lejano pero en realidad está a la vuelta de la esquina. Entre las acusaciones cruzadas con Esquivel se observó la feroz interna que existe en el partido justicialista sanantoniense.

En el recinto, los allegados al oficialismo cargaron contra el presidente de la legislatura comunal cuando en su momento “eran compañeros” y ahora lo ven como un enemigo político. No le perdonaron su afrenta al intendente.

Ojeda apuntó justamente contra el ex legislador y también contra el Concejal Clemant. Evidenció en ellos sus rivales más duros en esta batalla que se trazó en el momento que iniciaron el proceso de interpelación. Es más, si el intendente no se presenta para ser interpelado, y solo envía un escrito, los opositores quieren llegar al juicio político en las próximas semanas. Esquivel esboza con sus adeptos una posible destitución del mandatario comunal. Ahora es ver quien lo acompañará, los números no le darían en votos, aunque el faltazo de la concejal Labiunda le dio una esperanza futura.

Además tomó nota del durísimo parte de prensa de JSRN firmada por Mereles, Railefe y Casadei casi inmediato al terminar la sesión. El legislador se comunicó con Weretilneck y avisó del planteo en la sesión realizada por el oficialismo municipal.

Por su parte, lo que presentó el peronismo en la sesión es lo mínimo que tienen guardado. Ahora solo tomaron a dos ediles en su afrenta, en una próxima pueden puntualizar a dos más.

Lo advertimos en la anterior columna que podría haber sorpresas en la semana, así ocurrió, el justicialismo gobernante no va a dejar que le apropien espacios. Van avanzar con todos y contra todos, no importa quien está delante o en qué situación estén. Cuando se ven sujetos por la pérdida del poder, ocurre lo que vimos en pasado miércoles. Arremeten sin más.

En esta contienda no hay ni vencedores, ni vencidos. De uno y otro lado la calidad institucional se vio vejada por actores que en verdad les importa poco la tragedia que enluta a todo un pueblo.

Carlos Aguilar @caa174

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA


COMPARTIR
Artículo anteriorEl CIMAS de SAO participa de la Comisión de Recursos Naturales y Conservación del Ambiente Humano de diputados en Nación
Artículo siguienteEl diputado nacional de Chubut Taboada cargó contra Nación por la situación de ALPAT