El cura párroco Miguel Anquetil se despide de la comunidad tras 37 años de servicios en Río Negro


Dialogamos con el sacerdote de la Parroquia local San Antonio de Padua, quien vuelve a Francia ya que está pronto su retiro de la actividad esclesial, comentó a Informativohoy “he llegado a esta provincia a pedido del Obispo de Viedma que en ese tiempo la diócesis que llegaba hasta Bariloche, en esa época los obispos solicitaban a otros que prestaran por un tiempo y vine por cinco años, ya hace 37. Llegué los primeros días de marzo de 1981 al alto valle y estuve 9 años en Huergo, Mainqué y Cervantes, de allí me trasladaba a El Cuy una semana entera cada mes y luego iba por la zona de Cerro Policía y sus alrededores” agregó “luego de 9 años en el Alto Valle, vine en 1990 a San Antonio y luego volví a Viedma como cura párroco de la catedral, nuevamente regresé aquí por unos pocos meses y me quedé 13 años hasta la actualidad, más largo de lo previsto, pero fue a pedido de los obispos con el acuerdo con mi obispo de Francia, pero estamos poniendo una fecha límite y tomé la decisión que al llegar tras bastantes años de servicios, también con la edad, irme, esperamos que alguien tome la posta”.

“He bautizado a muchos chicos y chicas que tomaron la comunión, después la confirmación, a varios los casé y bauticé sus hijos, aquí hay 9 comunidades que tienen sus espacios propios, seis en San Antonio, dos en Las Grutas y uno en el Puerto, entonces uno se siente satisfecho de haber llegado a todos los lugares y además verla crecer” especificó.

“Muchas personas colaboran con varios servicios, por ejemplo el Hogar de la Abuela Juana es un servicio que damos y contenemos los abuelos que están en la calle y además debemos sostener con los sueldos para mantener ese lugar, pero quien coordina lo hace de manera gratuita y muchas veces son servicios importantes, hay abuelitos que deben tener mucha atención y por solidaridad muchas personas colaboran con la solidaridad de la comunidad desde hace 26 años” aseveró Anquetil.

“El obispo del norte de Francia me espera, para estar como sacerdote auxiliar en los lugares que hay necesidades, me están esperando donde podría ser útil unos años más, volveré acompañar amigos que tengo allí y lo importante es que en nuestra comunidad hay personas que trabajan cumpliendo y cubriendo las necesidades y los servicios, quedará el Padre Juan y el diácono Aparicio Millapi ya que a comienzos del próximo mes me iré, quizás la semana del 14 de mayo parta con destino a mi país” sostuvo.

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA


COMPARTIR
Artículo anteriorMordido por un Dogo: el pequeño Ciro Painemil se recupera luego de una nueva operación
Artículo siguienteWalter Quinteros gerente de Río Salado “incorporar una cooperativa no es un capricho, queremos seguir produciendo”