Excelente informe sobre el derrumbe de los acantilados, fue presentado a las autoridades y pasó desapercibido

mar


El informe del año 2017 se denomina “Manejo de aguas residuales en Las Grutas ¿matando a la gallina de los huevos de oro? (por Renzo Bonuccelli y Maite Narvaite)”

Análisis crítico del actual funcionamiento de la planta de tratamiento de efluentes cloacales de la localidad de Las Grutas, a partir de observaciones in situ y de muestras recientes de agua en distintos sitios del acantilado, principalmente en áreas de uso turístico.

El objetivo del informe es brindar información actualizada y objetiva a las autoridades municipales y de la provincia de Río Negro a fin de que se busquen soluciones al problema en el corto plazo.

Con fecha 30 de Noviembre se remitió el informe: al Intendente Municipal, al Consejo Deliberante, a la Secretaria de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Provincia y al  Intendente General de Recursos Hídricos Departamento Provincial de Aguas

Haga clic aquí para ver el Informe Técnico de la Escuela Superior de Ciencias Marinas (ESCiMar) Nº 02/2017

inn

Otro informe pero en el 2004 de Renzo Bonuccelli

Según un estudio reciente del geólogo local Renzo Bonuccelli, los denominados farallones “están elaborados en rocas sedimentarias marinas de la Formación Patagonia que afloran a la costa entre el norte de la Rinconada y el sur de Las Grutas”.

Tal formación data del mioceno superior y se depositó al final de la era terciaria hace unos 3.5 millones de años. Los acantilados “se forman por la acción conservadora de las olas, como consecuencia del derrumbe de las rocas colgadas sobre el socavón, o media caña, excavado en la base del murallón, que va retrocediendo gradualmente”. Están compuestos de sedimentos limo arenosos a limo arcillosos d color amarillo verdoso, a veces con coloraciones castañas. Este paquete sedimentario expuesto en los acantilados, que pueden alcanzar hasta ocho metros de altura relativa, presenta una buena estratificación horizontal con alternancia de bancos más resistentes. La diferente competencia de la erosión provoca resalto de los bancos que sobresalen del perfil del acantilado. “Las olas constituyen el principal factor dinámico responsable de la abrasión (erosión marina). La mayoría de las olas tienen su origen en el viento. Cuando llega a aguas poco profundas, cerca de la playa, la ola comienza a dragar el fondo, aumenta su altura (alrededor del 40 por ciento) y su longitud disminuye amontonándose, sus frentes se vuelven cóncavos y vuelcan hacia delante, formando la rompiente”, explica el estudio.

En pleamar y con vientos que soplan del mar las olas rompen sobre los acantilados, actuando por presión, succión, choque, ametrallamiento y efecto de rebote vertical. El choque de las olas sobre los acantilados es mayor que lo que se pueda imaginar.

Los farallones están sujetos a choques de enorme intensidad. Las fisuras y grietas gradualmente se abren y ensanchan. El agua se introduce en cada una de las aberturas comprimiendo el aire ocluido entre las rocas. Al retirarse cada ola, el aire comprimido se expande con fuerza explosiva y bloques grandes y pequeños ante el bombardeo se van desprendiendo con el tiempo. “En los últimos 100 años se estima que el promedio del proceso de retroceso del acantilado ha sido de 2.5 a 3 metros, fundamentalmente agravado en estos últimos 35 años por el asentamiento poblacional y por la mano del hombre en el manejo del paisaje, como resultado del desconocimiento de los procesos naturales intervinientes”.

Desde su informe Bonuccelli propone la concreción de medidas protectoras con un permanente control basado en el observar la evolución del proceso.

La principal medida correctora reside en el saneamiento de las paredes de los acantilados y de las paredes, bóvedas y pilares de las cuevas. Consiste en “tojear” o tantear cuidadosamente las paredes de los acantilados cuando se observan condiciones de inestabilidad, con barras o barretas arrancando toda masa suelta. Bonuccelli agregó a su informe otras medidas de precaución, de las cuales unas pocas fueron puestas en práctica. Por ejemplo, la reducción del tránsito entre la Tercera Bajada y la Cero, fue dispuesta por la municipalidad tras la presentación de este estudio (extracto diario Río Negro). 

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA


Artículo anteriorSAO: denunció a su suegro por abuso de su hija y espera que la fiscalía apure el proceso
Artículo siguienteLas Grutas: multitudinario cierre del 5° Festival de Teatro Les Mirones 2020