San Antonio… el lejano oeste (carta de lectores)

sao



Debido a los últimos acontecimientos delictivos ocurridos en nuestros campos nos vemos obligados a reclamar como miembros de una sociedad civilizada regida por normas y leyes a nuestros gobernantes el derecho a la seguridad personal y a la propiedad privada.

Seguridad y Justicia dos palabras con tanto peso e impronta, pero devaluadas en una sociedad que cada vez se parece más a una selva donde rige la ley del más fuerte. ¿Qué sucede cuando el Estado no brinda estos preciados derechos? El individuo común debe proteger por sus propios medios sus bienes y lo más preciado, su integridad física y la de su familia. No queremos ni deseamos de ninguna manera que esto termine de una manera trágica, ni de ejercer el derecho a la legítima defensa que ya sabemos cómo termina, la víctima como victimario.

Siempre en los momentos de crisis estos hechos se acrecientan y somos conscientes de ello, todos estamos inmersos en esta caótica situación y queremos ser parte de la solución, formamos parte del carro que empuja a este país a salir siempre adelante en los momentos más difíciles.  Pero parece que nunca fuimos para la política un sector de importancia, “no movemos la aguja”, su aguja política, los votos; para ellos en San Antonio Oeste solo existe el turismo, la pesca y Alpat. La producción ganadera está al margen, y es nuestra responsabilidad revertir esta imagen y mostrarnos realmente como lo que somos, trabajadores de la tierra que peleamos contra las inclemencias climáticas y económicas generando con nuestro esfuerzo y sacrificio diario productos como carne, lana, aceite de oliva, dando trabajo tanto directo como indirecto, pagando impuestos que van a las arcas del Estado. Estado que no brinda uno de los servicios básicos como es la seguridad de sus habitantes.

En este momento no contamos con la presencia de la brigada rural patrullando nuestros caminos porque no tienen móvil, vehículo que se rompió porque como es normal se hacen muchos kilómetros por la gran extensión de la jurisdicción. En teoría es un problema de fondos y de burocracia estamos hablando de 250.000 pesos, pero para esto no hay plata, para el funcionamiento de la política sí. La solución está al alcance de las manos sólo que la tienen que sacar de los bolsillos. Trabajen y gestionen como hacemos todos nosotros que les pagamos sus sueldos.

Sociedad Rural de San Antonio Oeste

 


Todas la cartas, escritos u opiniones vertidas por terceros y/o lectores en el diario digital InformativoHoy es mera responsabilidad de quienes la firman.  Las mismas no pertenecen a la línea editorial de este medio de comunicación. Todas se plasman sin cortar, ni corregir.

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA



Artículo anteriorArquitectura turística de Las Grutas en la Bienal de Venecia
Artículo siguienteDiscriminación a joven arquero grutense, Gemignani pide a FATARCO participación de personas con discapacidad